El Hospital Universitario de Valme ha sido galardonado en los II Premios HINNOVAR a la eficiencia e innovación hospitalaria por un programa que incorpora la experiencia del paciente experto desde el ámbito 2.0, promoviendo el autocuidado y el cumplimiento de los objetivos farmacoterapéuticos en las enfermedades víricas.

La propuesta galardonada está coordinada por el farmacéutico hospitalario Ramón Morillo. Se orienta a pacientes con patologías víricas, fundamentalmente a aquellos con VIH, que están expuestos a tratamientos indefinidos, lo cual conlleva olvidos frecuentes en la toma de la medicación y, consecuentemente, efectos adversos. Además, la iniciativa también tiene un valor añadido, según Morillo: «Fomenta el protagonismo del paciente, creando un canal bidireccional, contribuye a la disminución del número de desplazamientos hospitalarios y reduce los costes asociados al abordaje de este tipo de pacientes».

Este reconocimiento tiene como objetivo distinguir aquellas propuestas innovadoras que tengan un impacto positivo en la gestión de la calidad asistencial de los hospitales públicos. Impulsada por Novartis, esta iniciativa con la colaboración de la escuela superior de administración y dirección de empresas y la sociedad española de directivos de la salud.

El premio ha consistido en una dotación económica de 20.000 euros, destinados a la materialización de la propuesta presentada, a cuyo certamen ha concurrido más de una veintena de proyectos sanitarios. Los criterios de valoración han sido la innovación, la mejora de la calidad de las prestaciones asistenciales, la excelencia en la accesibilidad, la satisfacción de los pacientes y de los profesionales, la viabilidad de la implementación y la mejora en procesos de gestión.

Experiencia y Prestigio nacional

El Hospital Universitario de Valme dispone de un gran prestigio nacional en la dinámica del seguimiento farmacoterapéutico a este tipo de pacientes. En el año 2010, este centro creó de forma pionera una consulta específica para la atención farmacéutica a los pacientes afectados con patologías víricas. Las ventajas son numerosas: mayor agilidad en el circuito asistencial y, en definitiva, de la eficacia de la respuesta asistencial gracias a la potenciación del acto único. El mismo día que el paciente acude al hospital a consulta del especialista, es atendido en la consulta de farmacia hospitalaria para la recogida de medicamentos y recibe la cita siguiente.

Pero, además de la revisión de la farmacoterapia de cada paciente, la nueva consulta aporta información personalizada «in situ», a través del teléfono o las nuevas tecnologías 2.0 (web, twitter o facebook), sobre la forma de administración de los medicamentos, los efectos adversos, la explicación sobre el perfil de cada fármaco o de las posibles dudas.

También, como ejemplo de gestión innovadora, durante el presente año este centro ha incorporado en su consulta de farmacoterapia de patologías víricas la dispensación de fármacos utilizando la radiofrecuencia. Sus aportaciones son notables, en cuanto se minimiza el riesgo de errores en la dispensación de medicamentos y se optimiza la gestión del inventario.