El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, y el concejal Juan Miguel Bazaga han visitado este miércoles el colegio ‘Julio Coloma’ donde han podido comprobar que las obras de remodelación del gimnasio y de mejoras en accesibilidad y salubridad «se iniciaron con semanas de retraso, de forma que no está garantizado que hayan concluido antes de que empiece el curso escolar». Así, ha propuesto que los planes de inversión en centros escolares estén diseñados desde diciembre.

   «La planificación del último curso escolar de Juan Ignacio Zoido como alcalde ha sido un desastre», sentencia Espadas, que explica que de las «pocas obras que se han adjudicado y que venían arrastradas desde 2012 hay algunas como las del ‘Fray Bartolomé de las Casas’ o el ‘Prácticas Anejo a la Normal’ que no han comenzado y otras como el ‘Julio Coloma‘ que lo han hecho con tal retraso que ahora la empresa se esfuerza por recuperar el tiempo perdido y llegar a punto al inicio del curso escolar».

En esta marco, Espadas insta a Zoido a «acelerar los trabajos» para que los alumnos y profesores puedan empezar las clases «con normalidad». Durante su visita, pudo comprobar además como a unos días del inicio del curso escolar las obras «no están ni mucho menos concluidas».

«Si todo está finalizado será por el esfuerzo de los trabajadores de la empresa, no por la planificación y la agilidad del gobierno de Zoido que no tuvo cerrado el contrato hasta ya iniciado el verano, lo que provocó que se perdieran varias semanas de las vacaciones sin que se iniciaran las obras», explicó el portavoz socialista, quien señaló que son «muchos los casos en toda la ciudad» que demuestran que Zoido «ha incumplido otra de esas promesas de las que hizo bandera cuando estaba en la oposición».

En este sentido, plantea un «cambio completo» de la planificación de las actuaciones en los centros escolares a partir de 2015 para conseguir una hoja de ruta diseñada y cerrada con las direcciones de los centros educativos en la que «no haya anuncios que luego no se cumplen ni excusas basadas en los trámites administrativos». Afirma que el plan de obras de cada año debe estar cerrado con la comunidad escolar en el mes de diciembre de forma que los proyectos estén listos en el primer trimestre y sean adjudicados en abril o mayo.

De ese modo, indica que «en cuanto acaben las clases se podrán empezar los trabajos». «Lo que no tiene sentido es que obras anunciadas en 2012 hayan sido adjudicadas a finales de junio, en julio, en agosto e incluso en septiembre lo que ha provocado que se hayan perdido largos periodos de vacaciones que ahora difícilmente se pueden compensar», concluye Espadas.