La Unidad de Gestión Clínica de Bloque Quirúrgico del Hospital Universitario de Valme está desarrollando a lo largo del presente año una actividad formativa dirigida a pacientes que van a ser sometidos a cirugía y a sus cuidadores, basándose en la metodología participativa de las escuela de pacientes. Su objetivo es trasladar a los ciudadanos información relevante sobre el proceso quirúrgico y, de este modo, incrementar las garantías de seguridad clínica y calidad asistencial respetando la capacidad de decisión del propio paciente.

El Aula de Seguridad Clínica del Paciente Quirúrgico puesta en marcha en este centro recoge la filosofía de la escuela de pacientes de la Consejería de Salud y Bienestar Social, donde el paciente es parte activa y responsable de su formación en salud. En el desarrollo de la actividad, éste transmite a otros pacientes y profesionales sanitarios sus experiencias, emociones, temores, conocimientos,… sobre el proceso de salud en el que está inmerso.

El objetivo está encaminado a capacitarles para asumir un rol más activo y que contribuya a la mejora de su seguridad relacionada con la atención sanitaria que reciben. Concretamente, el Aula de Seguridad Clínica del Paciente Quirúrgico es un espacio ideado para ofrecer y adquirir información, donde ciudadanos en la misma situación aprenden a resolver sus inquietudes en torno a la cirugía a la cual se van a someter y por tanto, a mejorar los resultados de salud tras la intervención.

La metodología en la que se basa esta actividad formativa se sustenta en un triple enfoque: la institución, el paciente y el profesional. Desde el apartado de la institución, se describen los instrumentos con los que cuenta el hospital para garantizar la seguridad en el proceso quirúrgico. Desde la perspectiva del paciente, se identifican todos los aspectos en los que el paciente debe ser corresponsable, junto al equipo de profesionales sanitarios de su propio proceso asistencial (identificación de las patologías del paciente, sus alergias, la conciliación de la medicación…) Y desde la óptica profesional, los profesionales están obligados a prestar una atención sanitaria con los mejores niveles de calidad asistencial disponibles haciendo de catalizadores entre el hospital y el paciente.

Los participantes reciben el ofrecimiento a participar voluntariamente en este aula en la consulta de preanestesia. Previamente a la realización del taller, reciben documentación. El taller cuenta con apoyo audiovisual y en algunos apartados simulación de situaciones reales. Se lleva a cabo en una sesión que se aglutina en cuatro bloques temáticos: la seguridad clínica institucional, la corresponsabilidad del paciente en su propia seguridad clínica, el profesional sanitario y su compromiso con la seguridad clínica y, finalmente, elaboración de conclusiones.

La Seguridad del Paciente es un componente clave de la calidad asistencial y ha adquirido una gran relevancia, tanto para los pacientes y sus familias, que pueden convertirse en agentes activos para garantizar o potenciar su seguridad en el ámbito sanitario, como para los gestores y profesionales que desean ofrecer una asistencia sanitaria efectiva y eficiente. En este sentido, destaca la Estrategia para la Seguridad del Paciente del Sistema Sanitario Público de Andalucía, cuyo objetivo es instalar una cultura de la seguridad que impregne de manera transversal cada una de las acciones asistenciales poniendo énfasis en el protagonismo de los propios usuarios a la hora de colaborar en su propia seguridad, reforzando su autonomía y participación.