Los jóvenes irlandeses del proyecto New Direction de Fundomar están ayudando a la rehabilitación de la parroquia Sagrado Corazón. Dentro de las actividades de formación y convivencia que desarrolla este grupo de británicos se ha incorporado la de ayudar a la reapertura de esta iglesia de Bellavista que los vecinos desean volver a pisar.

Durante dos semanas a la Fundación Doña María llega un grupo de irlandeses protestantes y católicos, pro-irlandeses y británicos con el fin de que aprendan a convivir y entiendan que las diferencias ideológicas no son motivos de agresión y violencia. Dicho problema acarrea grandes revueltas en Irlanda del Norte y es por eso que la labor de Fundomar es realmente positiva para las generaciones que aún pueden implantar el cambio en este país.

Un partido de fútbol, actuaciones para el centro de mayores, acondicionamiento de salas de la Fundación y este año la colaboración para la rehabilitación de la parroquia Sagrado Corazón de Bellavista. Dicha iglesia es centro de muchas miradas, son muchos los vecinos de este barrio que consideran este lugar como parte de su historia vecinal y familiar. Muchos son los que se han bautizado, hecho la comunión y casado en esta parroquia que desde hace una década no abre sus puertas.

En 2005 el mal estado de sus cubiertas forzaron el cierre y con él la actividad de la parroquia Sagrado Corazón. Desde hace ya casi tres meses se están realizando trabajos con la ayuda de los vecinos, el párroco y voluntarios que quieren volver a ver viva la actividad de esta iglesia. Ahora son los integrantes del proyecto New Direction los que echan una mano allá donde pueden para acelerar el proceso de rehabilitación y a su vez cumplir con su misión aquí en Sevilla: lograr la convivencia entre ideologías.

Estos jóvenes han estado toda la mañana de hoy ayudando en estas labores de reforma pero no será el único día, mañana desde muy temprano hasta casi medio día seguirán colaborando por lo que también es una unión para los vecinos de Bellavista.