El candidato de Izquierda Unida a la Alcaldía de Sevilla, Daniel González Rojas, ha denunciado este lunes el «pésimo estado» y la «falta de mantenimiento generalizado» que sufre el Centro Deportivo Ifni, en el barrio Heliópolis, por culpa de la «dejación de funciones» y la «desidia» del Gobierno de Zoido. Durante una visita a la zona, González Rojas ha comprobado las numerosas deficiencias que esta instalación arrastra actualmente y el “creciente malestar” de los usuarios ante la negativa del Instituto Municipal de Deportes (IMD) a asumir su responsabilidad y arreglar tales desperfectos.

En concreto, el candidato de IU ha destacado la existencia de importantes grietas en las pistas de fútbol sala y de pádel, además de desniveles exagerados en el pavimento que ponen en peligro la seguridad de los deportistas y que, de hecho, ya han provocado lesiones de diferente gravedad a los usuarios.

La no reposición de los focos de luz fundidos, la acumulación sin control de hierbajos en toda la instalación o la clausura de una de las pistas de fútbol sala más afectadas por la indolencia del IMD son otras de las críticas que los usuarios han trasladado al alcaldable de Izquierda Unida, quien asegura que «estamos ante un ejemplo muy claro de la nula apuesta del PP por el deporte de base sevillano».

En esta visita, Rojas también ha escuchado las quejas de los representantes del Club Deportivo More-Canoas, quienes afirman sentirse «desencantados y desamparados». En este sentido, lamentan la actitud de los máximos responsables del centro, ya que «sólo se preocupan de recibir nuestro dinero en hora y tiempo por el uso de las instalación, pero no muestran ningún interés por el mantenimiento, ni por la calidad del servicio ni por la seguridad de sus clientes».

Según González Rojas, el Gobierno de Zoido «se ha dedicado en este mandato a privatizar todos los centros deportivos que ha podido y a abandonar a su suerte a aquellas instalaciones que no ha logrado colocar a alguna empresa». La situación del Ifni no representa, por tanto, un «caso aislado», sino que es consecuencia del desmantelamiento del deporte de base que el PP viene llevando a cabo en la ciudad.

Frente a este modelo privatizador de Zoido, que sólo atiende a criterios de rentabilidad económica y que no concibe el deporte como un factor de cohesión social, Izquierda Unida apuesta decididamente por recuperar la inversión pública y la gestión directa de las instalaciones por parte del Ayuntamiento, con la participación de las entidades deportivas y los usuarios.