El servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla ha completado la primera línea de vegetación de la avenida de la Palmera, que presentaba numerosos huecos a consecuencia de la desaparición de más de treinta palmeras datileras, de las que sólo quedaban los tocones.

En una operación desarrollada en las últimas semanas, este Servicio Municipal ha plantado 65 nuevos ejemplares, eliminando los 34 restos de troncos existentes y sustituyendo 31 palmeras que se encontraban en mal estado de conservación. «Se trata por tanto, de una reposición que ha afectado al 38 por ciento de las posiciones de palmeras que existen en este viario, 170 en total desde la Avda. de Moliní hasta la Glorieta Plus Ultra», ha explicado el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez.

Además de las plantaciones referidas, Parques y Jardines ha procedido también a la poda de las restantes palmeras, de las que se han retirado las hojas secas y los dátiles.

Los nuevos ejemplares miden 4,5 metros de altura y provienen de Elche. Al margen de que los árboles recibidos disponen del correspondiente pasaporte fitosanitario, que garantiza que no están afectados por el picudo, el Servicio de Parques y Jardines ha tratado debidamente éstos antes de su plantación, así como los ha sometido a un tratamiento de endoterapia una vez fijados, consistente en la inyección de una sustancia fitosanitaria en el tronco para el tratamiento de plagas y enfermedades.

El coste total de esta operación ha ascendido a 73.280 euros, cantidad en la que se incluye desde el porte de las palmeras de Elche, hasta su plantación,  pasando por los apeos y destoconados correspondientes, así como la poda de los restantes ejemplares.

El buen resultado de esta actuación ha sido comprobado personalmente por el Delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Parques y Jardines, que ha destacado la imagen completamente renovada que ofrece ahora la Avenida de la Palmera, uno de los viarios más transitados y vía de comunicación principal de la ciudad.

Desde el año 2008 no se intervenía en el arbolado de la avenida de la Palmera. En aquella fecha se llegaron a reponer 30 ejemplares, si bien ninguno de ellos ha permanecido, debido a que no se aportaron buenas tierras en la plantación ni contaron con el riego adecuado en los primeros años.