Rigurosa y sistemática. Estas son las palabras claves de Helen Doron, una británica que creó el método que lleva su nombre a fin de demostrar cómo los niños aprenden naturalmente un nuevo idioma no a través de la lectura y escritura, sino a través de la comprensión y expresión oral.

El método Helen Doron ya se imparte en 34 países y solo en Sevilla hay 11 centros. La británica ha creado una exclusiva metodología de aprendizaje destinada a niños desde los tres meses hasta la adolescencia. Una manera de aprende inglés de manera divertida, visual y conceptual que está teniendo magníficos resultados.

Elena Navarro conoció el método y decidió probarlo con su hijo Ismael. Como en las clases para bebés los padres tienen que estar con los niños, Elena quedó «maravillada». Según iban avanzando los días y acudiendo a las clases con Ismael se daba cuenta de que «eso es lo que a mí siempre me faltó, esa motivación, esa forma de educar sin libros ni ejercicios de escritura y gramática». Así que ni corta ni perezosa Elena junto con su socio Francisco Espejo decidieron montar una escuela Helen Doron en Los Bermejales.

«Siempre he vivido entre Bami y Heliópolis, conozco muy bien los Bermejales» esta fue una de las razones por las que puso su academia en la calle Reino Unido, pero no la única «en esta zona de Los Bermejales la mayoría de habitantes son jóvenes, muchos con bebés y otros que los tendrán dentro de poco, así que esta zona tenía mucho potencial». Elena no se equivocaba, aún no había terminado de adecuar el local y la gente ya llamaba a la puerta para interesarse por el innovador método.

Método Helen Doron
El método Helen Doron se transmite a través del juego, la música, la danza… etc. Lo forman diez niveles consecutivos que van desde los tres meses hasta los 14 años.

La clave de este método es la «repetición y el refuerzo». Clases sin sillas ni mesas, un espacio colorido y con cojines en el suelo, así son las aulas de Helen Doron. Los materiales, libros y CD´s repletos de colorido y musicalidad enseñando desde los tres meses que el inglés es más que una lengua, es una diversión, «lo que oyen en las canciones y más adelante lo que ven en los DVD´s se refuerza con la mímica y lo gestual».

Lo principal es el oído y que los pequeños relacionen los términos con su significado. Más adelante, con la misma metodología y estrutura, se va incorporando la escritura y lectura. De este modo, el método garantiza que al terminar los diferentes niveles el niño será biligüe.

Para un método tan preciso y estructural es necesario unos profesionales formados y eso lo lleva a raja tabla la anfitriona, Helen Doron. «Todos los profesores pasan un curso de formación muy riguroso, luego tienen el Anual Conference» porque para que el método de la británica funcione tiene que seguirse de una manera específica «tan es así que lo que hoy se da en el nivel de los niños de 4 años se está dando de igual manera, el mismo día, a la misma hora en Polonia».

En la escuela de Elena son tres profesoras; una italiana, una canadiense y una holandesa. Profesionales de la educación que además de cumplir con todas las directrices de formación propias del método, tienen altos conocimientos en pedagogía, «son encantadoras, tratan a los pequeños como nadie, saben perfectamente qué y cómo hacer las cosas en cada momento».

Además las maestras tienen un alto nivel de creatividad ya que «para el método creamos los conceptos que les enseñamos, es decir, una casa, un reloj.. . etc. todo lo hacemos nosotras no podemos trabajar con marcas ni con nada que esté hecho en una tienda, cuanto más casero, mejor». De esta manera el niño no relaciona el término con un objeto prefabricado sino con el concepto más general.

La Escuela
Fue en el mes de abril cuando Elena abrió las puertas de su escuela. Y a pesar de haber comenzado a la mitad de un curso escolar, el centro Helen Doron de los Bermejales ya cuenta con 90 niños.

«El principal miedo de los padres cuando vienen a informarse y a matricular a su hijo es el de no saber inglés, pero no es necesario porque aunque, en el caso de los más pequeños, deben ponerles el CD un par de veces al día, con que se sepan los gestos que enseñamos en clase y sean constantes es suficiente». Además, con respecto a los padres hay una curiosidad común en los centros Helen Doron y es que en la sala de espera «tienen un monitor en el que están viendo la clase en directo, algunos se quedan alucinados y así también se muestra que somos transparentes y responsables con los pequeños».

Además de asistir al Helen Doron de Los Bermejales, las profesionales del centro también se trasladan a colegios para impartir el método. Es el caso del colegio de Bellavista, Sebastián y Bandarán, al que las maestras específicamente formadas por Helen Doron van un día a la semana para enseñar inglés mediante este innovador método.

«Es una experiencia magnífica, nada parecido a lo que hemos aprendido nosotros en el colegio. Estos niños tendrán de mayores lo que nos ha faltado a nosotros, la capacidad no sólo de hablar y expresarse en inglés sino de pensar en inglés»