El jefe de servicio de Hematología del Hospital Universitario de Valme, Eduardo Ríos, y la auxiliar de enfermería de este mismo servicio clínico, Dolores Rivas, han recibido un reconocimiento por su dedicación y trato cercano con los pacientes por parte de la delegación local de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Dos Hermanas. La entrega del galardón se ha llevado a cabo durante la celebración de la III Gala La Esperanza, iniciativa organizada a beneficio de los enfermos de cáncer, que en esta edición ha destinado la recaudación a la investigación sobre la leucemia.

Las enfermedades onco-hematológicas constituyen la quinta/sexta causa de cáncer, aumentando su incidencia entre la población en los últimos años. Se trata de enfermos que precisan de asistencia continuada, tanto desde el punto de vista terapéutico como humano, dadas las muchas complicaciones que presentan derivadas de la propia enfermedad y de los tratamientos.

El premio dirigido a ambos profesionales se enmarca en la entrega de la insignia de la asociación a personalidades destacadas por su lucha contra el cáncer. La presente edición ha querido reconocer el valor de la calidad humana de ambos profesionales, cuya condición enriquece su experiencia profesional y la calidad de la atención diaria recibida por estos enfermos.

La trayectoria profesional de Eduardo Ríos Herranz se desarrolla a lo largo de 25 años. Realiza su formación en el hospital madrileño Puerta de Hierro para comenzar a ejercer su trabajo en el sevillano Hospital Oncológico Duques del Infantado, continuar en el Área de Hematología del Hospital Virgen del Rocío y, desde hace cuatros, es responsable de Hematología del Hospital Universitario de Valme.

Ríos Herranz está especializado en el abordaje del Linfoma y de la Leucemia Crónica. Dispone de más de 200 comunicaciones presentadas en congresos nacionales e internacionales, así como un total de 40 artículos publicados en revistas de investigación.

Por su parte, Dolores Rivas Navarro es una auxiliar de clínica con 40 años de experiencia profesional. Desarrolla su trabajo en el Hospital de Día de Hematología, profesando un trato cercano y cariñoso tanto con los pacientes como con sus familiares. Se siente identificada con su trabajo, considerando que los pacientes hematológicos precisan de una atención especial.

A lo largo de los últimos años, el Área de Hematología del Hospital Universitario de Valme ha consolidado su prestigio. A la numerosa actividad asistencial, derivada del incremento de la prevalencia de pacientes onco-hematológicos, se suma la importante proyección en el ámbito de la investigación y la incorporación en su cartera de servicios de innovadoras herramientas diagnósticas.