La Velá de Pedro Salvador abarrotó la calle Guadalevín de vecinos y vecinas que se dieron cita para celebrar el día de su barrio. Los alumnos del conservatorio la Palmera, el coro rociero Los Corales y los jóvenes artistas de Cristina Heeren, animaban la víspera de San Fernando.

Era el segundo año consecutivo que se celebraba la Velá de Pedro Salvador, porque, aunque en 1987 se creó esta tradición en el barrio, con el paso de los años se perdió. Así, el año pasado, la asociación de vecinos Pedro Salvador se propuso recuperar esta fiesta, que ayer celebró su segunda edición. Pedro Domínguez, encargado de presentar esta Velá, nada más subir al escenario quiso hacer mención a estos acontecimientos y animó a los vecinos a realizar un ejercicio de memoria, que para muchos fue muy fácil realizar.

Con Pedro hicieron un viaje por el tiempo, desde los años 50 cuando en Pedro Salvador no había más que cuatro bloques y la mayoría de vecinos eran americanos hasta el día de hoy donde se demuestra el esfuerzo y el cariño que los vecinos han puesto por su barrio para que luzca como lucía anoche.

Tras este viaje, dio paso a las actuaciones. Primero fue el turno de los alumnos del conservatorio La Palmera, tras ellos llegaría el coro rociero Los Corales, quienes arrancaron a más de uno un baile por sevillanas, y por si quedaban ganas de bailar y cantar, los siguientes en actuar y encargados de cerrar la gala, fueron los alumnos de Cristina Heeren.

«Tra su recuperación el año pasado, esta Velá que organiza la asociación de vecinos Pedro Salvador en colaboración con el distrito, se ha convertido en uno de los hitos de primavera, en un referente de convivencia familiar con unas actuaciones para los más pequeños, los medianos y los más grandes» comentaba el delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, que no quiso perderse este «hito», como el mismo lo ha bautizado y por el que se sentía «encantado y muy agradecido por la colaboración de todos».

Por su parte el presidente de la asociación de vecinos Pedro Salvador, Jesús Santos, corrovoró que la asistencia era mayor que en la anterior edición de la Velá y que «estamos muy ilusionados por la acogida, por la presencia por primera vez del conservatorio La Palmera y la verdad es que lo están y lo estamos pasando muy bien».