Este fin de semana vuelve el mercado de arte y diseño de Los Bermejales a la avenida de Alemania. Mismos expositores, mismas ganas y mismos objetivos, pero esta vez contando con el respaldo de tres años de éxito que escriben la historia de esta iniciativa de Acoprober.

Por cuarto año consecutivo Acoprober regresa con su actividad más demandada y querida, no solo por los vecinos del barrio, sino por toda Sevilla. El curso comienza, y bajo el protagonismo del ya tan famoso mercado de arte y diseño, los comerciantes de Los Bermejales seguirán persiguiendo el mismo objetivo con el que nació su asociación: fomentar el comercio de barrio.

Este objetivo es la razón de ser de Acoprober y de sus iniciativas. Actividades, que continuarán en aumento. Y es que, cambiando el refrán, «curso nuevo, vida nueva», desde la asociación no se va a perder ni un minuto en diseñar nuevas fórmulas para potenciar el comercio en Los Bermejales y, a su vez, crear una grata convivencia entre vecinos y comerciantes.

A pesar de su madurez y merecido prestigio, Acoprober seguirá luchando por las buenas causas como la de la donación de órganos con quien «seguiremos colaborando». Pero no será la única gran obra de esta ya tradicional cita, «tenemos previsto realizar talleres medioambientales a través de Lipasam» anunciaba José Manuel Mira, presidente de la Asociación de Comerciantes y Profesionales de Los Bermejales.

Son muchas las iniciativas que se están diseñando desde Acoprober para seguir cumpliendo sus objetivos, «vamos a continuar con nuestra campaña de fidelización y, además, estamos preparando campañas de promoción del comercio de barrio» comentaba Mira sobre las actividades que quedan por descubrir durante este curso 2013-2014.

Así que para disfrutar de estas actividades, clásicas o novedosas, promovidas por Acoprober hay que comenzar con el primer día de septiembre. Las vacaciones se han acabado y la avenida de Alemania volverá a llenarse de expositores de artesanía, anunciando así que el comercio de Los Bermejales lleva cuatro años más vivo que nunca y, lo que queda.