El fútbol como nexo de unión. Este deporte ha servido como apretón de manos entre dos grupos ideológicamente muy distintos: católicos y protestantes irlandeses. Gracias al programa New Direction de la Fundación Doña María estas creencias dejan de ser rivales para formar parte de la diversidad.

Un España-New Direction que creó expectación hasta el último minuto. Ayer por la tarde la convivencia se materializó en deportes y jóvenes católicos y protestantes irlandeses formaron un mismo equipo para ganar a una «selección española» formada por ecuatorianos, senegaleses, estadounidenses, marroquíes, marfileños, peruanos y bolivianos. Un empate obligaría a ir a una ronda de penaltis que sonrió al equipo visitante.

«Concretamente  el partido de ayer fue muy divertido. Estuvo muy igualado durante la primera y la segunda parte así que por unanimidad decidimos hacer una ronda de penaltis para desempatar y finalmente New Direction marcó el gol definitivo que nos hizo perder el partido. Hubo incluso un grupo de animadoras ecuatorianas que no pararon de gritar todo el tiempo y agitar los pompones y las banderillas. Fue una tarde muy entretenida, que terminó con una cena en las instalaciones del centro de mayores, en la que el grupo New Direction invitó a cenar a parte del equipo de jugadores de Fundomar, y parte de las animadoras» explicaba Laura Villalba, trabajadora social de Fundomar.

Con esta descripción de Laura y el tiempo que sabemos que hizo ayer no es de extrañar que como dice la trabajadora social «como cada año, se nos quedó muy buen sabor de boca» eso sí «exceptuando que perdimos el partido, ya no estamos acostumbrados a perder» ríe.

Jóvenes católicos y protestantes irlandeses vienen a Sevilla por un par de semanas para aprender a obviar esa rivalidad que existe entre ambos grupos y que se lleva la vida de muchas personas en Irlanda del Norte. Una ardua labor que Fundomar desarrolla mediante la realización de trabajos sociales como el acondicionamiento del ropero de la fundación, la descarga de alimentos o actuaciones para centros de día de personas con discapacidad.

«Todo esto se hace para fomentar la unión entre dos grupos muy distintos ideológicamente hablando, el eterno problema entre católicos y protestantes, pro-irlandeses y británicos». Además de estos trabajos también visitan Sevilla, sobre todo el centro histórico, aprenden español básico y clases de cocina española en las instalaciones de fundomar así como realiza sesiones de expresión corporal y relajación, que por las características de estos jóvenes «les sientan muy bien».