La Asociación de vecinos Los Andes ha pedido soluciones para los problemas de tráfico que aquejan a la zona, para lo que ha propuesto una batería de reivindicaciones, entre las que destacan la declaración del barrio como «zona restringida para la enseñanza y práctica de la conducción por autoescuelas», así como Zona 30, limitando la velocidad a 30 kilómetros por hora, o la adopción de medidas físicas de tráfico orientadas a aumentar la seguridad vial de los ciudadanos.

En su página web, la asociación ha señalado que el «incremento» del tráfico que ha sufrido en los últimos años Heliópolis ha contraído, según la comunidad de vecinos, consecuencias «perjudiciales», como son el «importante daño» de las infraestructuras viarias, «no diseñadas para tanta intensidad», el «incremento» de accidentes de tráfico en los cruces, las consecuencias de «peligrosidad e inseguridad» para las personas, y la «pérdida general de la calidad de vida por la contaminación acústica y de gases que se genera por el tráfico rodado».

Tráfico intenso

Asimismo, Los Andes ha explicado que el tráfico rodado en la zona es «fundamentalmente de tránsito a través del mismo», sin que tenga destino interior en el barrio, según ésta, «por la posibilidad ofrecida por determinadas calles de Heliópolis». En este sentido, ha destacado que, a pesar de que las direcciones preferentes históricamente han sido las del sentido Este-Oeste, la nueva tendencia de atravesar el barrio es perjudicial, ya que «sus características morfológicas no son nada adecuadas para un tráfico intenso ni están diseñadas para ello».

Por otra parte, la asociación ha apuntado también, como un problema, la «invasión» del barrio por vehículos de autoescuelas que, para los vecinos, «utilizan las calles de Heliópolis como zona gratuita de enseñanza y aprendizaje, dificultando y entorpeciendo la circulación normal de los vehículos».

Menos riesgos

Por todo ello, los vecinos de Heliópolis han considerado que «es tiempo» de abordar la solución de estos problemas, y han planteado varias propuestas, con el objetivo de «aumentar la seguridad vial y la tranquilidad ciudadana», como adoptar medidas físicas para reducir la velocidad del tráfico en el interior del barrio, instalando en las calles más largas reductores de velocidad y bandas transversales que actúen «pasivamente» y disminuyan el «riesgo de colisión» en los cruces y de «atropello de personas»; declarar Heliópolis como Zona 30, de forma que la velocidad se encuentre limitada a 30 kilómetros por hora; modificar el sentido del tráfico en determinadas calles; instalar semáforos en determinados cruces con «elevado riesgo de colisión»; así como declararlo zona «restringida» para la enseñanza y práctica de la conducción por autoescuelas.

La asociación Los Andes, en esta entrada en su web recogida por Europa Press, ha recordado que el barrio de Heliópolis se construyó con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 y, durante muchos años, se mantuvo como un entorno relativamente «aislado», ya que no era zona de paso hacia ningún sitio. Es por ello, que al barrio se iba bien para ir a un domicilio, bien para ir a alguno de sus bares o restaurantes, o bien para pasear por sus calles, pero «no se atravesaba el barrio porque no tenía salida por el sur».