Los Bermejales y Alcalá han crecido juntos, y no nos referimos a Alcalá como pueblo sino al bar Alcalá, en la avenida de Reino Unido, un local al que le sobra solera. Un lugar de parada obligada tanto para desayunar como para almorzar o tapear por la tarde noche.

El vino mejora con los años, pero el bar Alcalá tiene un don mejor, por muchos años que pasen se mantiene a la misma altura que el día de su apertura, hace ya quince años. Una decoración de lo más castiza, con billetes en pesetas del 35, hasta réplicas de escopetas de más de 200 años, bebidas de nuestra tierra y el clásico toro de Osborne, «todo sigue igual que se abrió»

Y es que el que viese nacer a este bar de referencia en el barrio, lo conoce tan bien como que el que ha comenzado a ir hace un año. La misma esencia, el mimo espíritu y la misma plantilla, un dato importante en los tiempos que corren. Desde que se abrió, allá por el 98, el bar Alcalá ha visto la evolución de unos Bermejales que han cambiado muchísimo «al principio no vivía aquí casi nadie y fueron las oficinas las que le dieron vida a esto» cuenta José Antonio Moreno, el encargado, cuyos ojos han visto crecer a un bar a la par que un barrio.

José Antonio Moreno lleva quince años en el Alcalá, «es mi segunda casa» y espera que «cumpla otros quince más, que son los que me quedan para jubilarme». Su vida está allí, todos le saludan al entrar y el recuerda los nombres de sus clientes habituales, aunque, siendo pasajero o no, en Alcalá se trata con mucho cariño a los usuarios, «tenemos la suerte de tener una clientela muy buena y es que nuestro lema es que la clientela es lo primero y la cuidamos muchísimo» explica.

Un público que es como para no hacerse fijo. Con unos desayunos que sacian el hambre para toda la mañana, variados, de calidad y a dos euros, pues, cualquiera se resiste. Después las tapas son tradicionales, una cocina cuidada que cada día ofrece una tapa del día por 1,50 euros, pero no solo eso, las demás oscilan entre los dos y 2,50, lo que permite comer productos nuestros, con el mejor sabor y apto para todos los bolsillos. Pero si además nombramos suculencias como berenjenas rellenas, lomo con tomate, carrillada, menudo o el exitoso revuelto con pero seguro que más de uno no termina de leer este artículo para ir corriendo a la avenida de Reino Unido y celebrar el día del Trabajo con una buena tapa. Así, que se lo pondremos fácil, José Antonio y sus compañeros ya les esperan, su buen trato y la variedad de su carta harán el resto.