Los Jardines de Villa Eugenia, más conocida como la Casa Rosa de Sevilla, abren sus puertas al público a partir del próximo otoño. Así ha trascendido de la inauguración oficial a cargo de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha tenido lugar esta misma mañana.

De la visita también han participado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, así como el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, y los viceconsejeros de Agricultura y Pesca, Ricardo Domínguez García-Baquero, y Medio Ambiente, José Luis Hernández Garijo, que excusó al consejero por encontrarse en Quesada (Jaen) debido al importante incendio que ha sufrido la zona.

El formato del paseo turístico será similar al que se sigue en el Palacio de San Telmo, con grupos concertados previamente y con carácter gratuito. La vía será a través de la web de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, institución que actualmente ocupa el recinto. En dicho portal figurarán los turnos, horarios e información.

Al igual que ocurre en la antigua residencia Montpensier, serán funcionarios expertos en la materia los que conduzcan de manera voluntaria la visita por esta zona verde, la única romántica de Sevilla junto con los Jardines del Cristina.

Domínguez García Baquero,  Hernández Garijo, Díaz, Espadas y Rodríguez Villalobos / F. P.

Domínguez García Baquero, Hernández Garijo, Díaz, Espadas y Rodríguez Villalobos / F. P.

También se ha pensado en las personas con deficiencias visuales, que dispondrán de folletos en braille y otras técnicas de descripción del espacio, todo por cortesía de la Fundación Once.

El motivo de posponer la apertura de puertas (inicialmente prevista para primavera) hasta mediados de septiembre-comienzos de octubre no es otro que el de asegurarse unas temperaturas agradables para contemplar cada detalle.

Tanto de flora, con casi cien especies de los cinco continentes entre las que destacan la palmera enana, la latania, el árbol de la vida o el cedro del Himalaya, y que recuerda a la de los cercanos Jardines de las Delicias, ideados por Claudio Boutelou (a buen seguro uno de los artífices de la zona verde que nos ocupa).

Patos de la Casa Rosa de Sevilla / Fran Piñero

Patos de la Casa Rosa de Sevilla / Fran Piñero

Como de fauna, pues allí habita una pequeña colonia de patos -siete en total-, algunos de los cuales han nacido en el lugar que una vez fue palacio de la Marquesa de Angulo.

En ese sentido, dos entidades botánicas han colaborado para agilizar y complementar la visita, como son la Asociación de Amigos de los Jardines de Sevilla y de los Jardines de la Oliva.

«Cuando nazca su hijo, plantaremos en estos jardines un Brachychiton exótico», comentó Jacinto Martínez, presidente de ésta última, a Susana Díaz, que no dudó en recordar, afable, que «de pequeña planté un arbolito en mi colegio Juan Ramón Jiménez, que visito a veces y siento como parte de mi».

La presidenta se mostró «orgullosa» de «poner a disposición de los sevillanos y andaluces este vergel, este tesoro oculto» y afirmó seguir esta tónica con el resto de espacios patrimoniales que «tenemos la responsabilidad de conservar».

Asimismo, recordó la restauración del conjunto, en 1990, cuando el edificio recibió el Premio Nacional de Arquitectura por su conservación, y como hace una década la Consejería de Presidencia tuvo en él su sede, precisamente por encontrarse en obras San Telmo.

Vista amplia de los cuidados Jardines de Villa Eugenia a la altura de la avenida de la Palmera / Fran Piñero

Vista amplia de los cuidados Jardines de Villa Eugenia a la altura de la avenida de la Palmera / Fran Piñero

El viceconsejero de Medio Ambiente, por su parte, recordó que la puesta a disposición de estos jardines a los sevillanos comenzó cuando «la Junta eliminó parcialmente el cerramiento exterior, de forma que el visitante podía contemplar desde la calle los jardines» y ahora culmina como un gesto de modernidad, pues «niguna ciudad de futuro puede concebirse sin espacios verdes, de esparcimiento, que nos conecten con la naturaleza».

Detalle de los Jardines de Villa Eugenia / Fran Piñero

Detalle de los Jardines de Villa Eugenia / Fran Piñero

Sin embargo, la visita incluirá un apartado histórico, en el que profesionales como el catedrático de la Universidad de Sevilla, Fernando Sancho Royo, ofrecerán una completa reseña acerca de la trayectoria de esta construcción de estilo afrancesado, como únicamente se encuentra en Sevilla en la Casa de las Sirenas.

Un ejemplo de tales contenidos fueron ofrecidos en el acto inaugural por José María Fernández Palacios, que evocó los tiempos en que este enclave quedaba situado en el plano de Sevilla entre el Paseo de las Delicias y la Glorieta del Paraíso. «Nos encontramos en las delicias del paraíso», añadió entre risas.

Son los tiempos en los que Eugenia de Rocha adquiere los antiguos terrenos de la Quinta de la Cruz, donde el sastre de los Montpensier tenía su residencia.

La Marquesa de Angulo buscaba un lugar tranquilo, a las afueras, aislado con un jardín exterior, y lo encontró en aquel punto donde tiempo atrás existió la afamada y bulliciosa Venta de Eritaña.

Al encontrarse en pleno circuito de la Exposición Iberoamericana, la mansión fue reformada, en la fachada que linda con la avenida de Eritaña, por el arquitecto Vicente Traver en 1927. Fue entonces cuando se dispuso el cerramiento y se modificó la cubierta.

Ese sería otro aliciente de transitar por los jardines, el de poder reparar en el peculiar estilo de esta construcción, que rompió con el clásico esquema de casa-patio sevillana.