No se trata de esas tradiciones que pasan de generación en generación y que tienen un valor significativo para una familia, pero sí tiene una esencia de ambas características. Recuperado de su abuelo y con valor para la historia de España, los Detentes originales han vuelto por vía del mercado de artesanía de Los Bermejales.

Las abuelas, madres o novias compraban, dedicaban y cosían en la camisa de sus hombres unas insignias que llevarían consigo al marchar al servicio militar, dicho emblema recibía el nombre de Detente. Ángel López Repeto los ha recuperado de la propia historia de su familia siendo esta parte de vida de nuestro país. Tal y como eran, bordados a mano y totalmente personalizados, Ángel, ahora los vende como recuerdo o regalo a todos los visitantes del mercado de arte y diseño de Los Bermejales.

Pero la historia de estos Detentes viene de mucho más atrás. Ya tienen más de siglo y medio de vida y es que datan de la época de Pío IX, «desde la asociación Sentir Sevilla y Acoprober apoyamos la recuperación de los bordados y orfebrería para ponerla al alcance de todos los sevillanos, en este caso, la importante recuperación de una parte de la historia de este país como son los Detentes de la época de Pío IX» explica José Manuel Mira, presidente de la asociación de comerciantes de Los Bermejales.

«Se le puede poner el mensaje personalizado que uno prefiera» cuenta Ángel López, aunque ésto no sólo lo hace con los Detentes sino que lo aplica a todos los productos que ofrece. Escapularios, camafeos, simpecados… etc. una larga lista de artículos de la tierra, preciosos recuerdos que cada cliente puede encargar a su antojo, siempre con «máxima calidad, si te fijas todo está esmaltado permitiendo que, independientemente del uso que le des, no sufra ningún desperfecto».

A muy buen precio, con un trato individualizado y siempre a gusto del consumidor la Atalaya de López recupera historia del país para ponerla a disposición de todos los sevillanos.