Una marioneta de dedos para dejar a un lado «las maquinitas». Esta es una de las actividades que han podido realizar los niños que han acudido al mercado de arte y diseño de Los Bermejales.

Una carpa blanca repleta de color anunciaba que ahí se hacía algo de lo más divertido, y esta vez las apariencias no engañaban. Isabol e Inma recibían en un rincón de la avenida de Alemania a todos los pequeños que quiesieran paras un buen rato y, por supuesto, a sus padres y abuelos, que también podían unirse a la fiesta.

Solo tres ingredientes para pasar un buen rato y llevarse un recuerdo del momento. Cartulina, tijeras y lápices de colores, así se hace una marioneta de dedo con la que pasarlo en grande creándola y jugando con ella, «con cartulina la perfilan, la recortan y la colorean, así tienen sus juegos manuales y los quitamos un rato de tanta maquinita» explica Isabol Borges. Una actividad para todos los públicos «lo puede hacer desde el más pequeño, ayudado por sus padres, hasta los abuelos que se animen a hacer una con sus nietos».

Además de estas marionetas tan curiosas y divertidas, en este Inma e Isabol también pintaban las caras de los niños y creaban las figuras más inverosímiles con globos. Una mañana completa teniendo en cuenta que el saludo del sol ha provocado que todos los vecinos salgan a la calle a disfrutar en familia del gran día que hacía y ya se sabe que, siendo el barrio con mayor natalidad, los niños eran participación protagónica insustituible.