La portavoz adjunta de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Sevilla, Josefa Medrano, ha trasladado este martes su felicitación a los vecinos de Bellavista tras conocerse que la Plaza de las Cadenas no pasará a denominarse Virgen Santísima del Dulce Nombre, al haber renunciado la hermandad del barrio, finalmente, a este cambio en el nomenclátor de la ciudad.

«Nos congratularnos de esta gran noticia», ha indicado Medrano, para quien, una vez más, «se demuestra que la unidad y la movilización dan resultados». Y es que, a juicio de IU, la decisión adoptada por la cofradía ha sido fruto de la presión y de la lucha de los vecinos de Bellavista, «que nunca respaldaron esta iniciativa».

Según Medrano, «si algo ha quedado claro con este tema es que el PP había creado un problema donde no lo había». «Pero, afortunadamente, la recogida de firmas y las protestas ciudadanas han servido para evitar una agresión a la memoria y a la historia viva de Bellavista», ha remarcado.

Al hilo de esto, Medrano ha señalado que IU ha sido «la única fuerza política que ha apoyado las reivindicaciones de miles de vecinos que no querían que se le quitara el nombre de Las Cadenas a una plaza tan emblemática de Bellavista». Asimismo, ha recordado que Izquierda Unida pidió en el Pleno del Ayuntamiento la retirada de esta propuesta, al no haberse consensuado con los habitantes del barrio; solicitud que no fue aceptada, por lo que «votamos en contra, mientras PP y PSOE lo hicieron a favor».

Por último, Medrano ha aclarado que IU nunca se ha opuesto a que la hermandad de Bellavista disponga de una calle en el barrio, pero sí a que ello suponga borrar del nomenclátor una plaza con tanto significado para sus vecinos, al ser todo un símbolo de la lucha por las libertades y la democracia.

Es más, Medrano ha asegurado que en el anterior mandato y al calor del proceso de adaptación a la Ley de la Memoria Histórica, el Gobierno local de entonces ofreció a la cofradía la posibilidad de dedicar su nombre a alguna de las calles de Bellavista que hubo que modificar por su vinculación al franquismo, pudiendo elegir la que estimase oportuna. «Pero esta entidad no aceptó ninguna», ha concluido.