Otilia Buiza es una vecina del número 8 de la calle Burdeos ubicada en el barrio de Los Bermejales. Tenía un grave problema en su vivienda, propiedad de la Junta de Andalucía, y es que no estaba acondicionada para ella. Con el paso de los años las viviendas deben estar lo mejor acondicionadas posibles ya que no se pueden realizar con la misma vitalidad ciertos movimientos y debido a la avanzada edad de Otilia, le era imposible bañarse sin no sufrir algún percance provocado por la bañera.

En una ocasión, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, visitó a Otilia y ella le mostró las dificultades que tenía para poder desenvolverse con normalidad en su vivienda ya que vive sola. Otilia aprovechó la oportunidad de la visita de Zoido para pedirle que mediase con la Junta de Andalucía y le hiciera caso en su petición de cambiar la bañera por un plato de ducha.

Tal petición tuvo respuesta la semana pasada y el delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, acudió, a petición de Otilia, a ver el estado en el que se había encontrado el cuarto de baño. La bañera había desaparecido y en su lugar estaba colocado un plato de ducha que facilitará el día a día de Otilia.

Además, en la Junta Municipal de Distrito del pasado mes de enero se aprobó una propuesta del Partido Popular (PP) con 11 votos a favor, 3 en contra y una abstención para instar a la Junta de Andalucía a no dejar en el abandono a los vecinos de la calle Burdeos ya que viven en unas viviendas sociales que sufren un descuido que roza la peligrosidad en las zonas comunes que pone en peligro la habitabilidad del edificio.

Se trata de un bloque de 3 plantas en el que viven 19 familias. Los pasillos están sin pintar, las paredes desconchadas y algunos contadores de luz y agua han sido arrancados. Además algunos vecinos no están pagando la comunidad y, según cuentan, algunos de los residentes han manipulado los contadores para sustraer luz y agua gratuitamente a otros vecinos.