Los vecinos del número 8 de la calle Burdeos viven un auténtico calvario. Estas viviendas sociales sufren un descuido que roza la peligrosidad. El delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, ha visitado el edificio y el Grupo Popular ha pedido en la junta de distrito que se inste a la Junta de Andalucía a tomar cartas en el asunto.

Las viviendas sociales de la calle Burdeos sufren un estado de deterioro en las zonas comunes que pone en peligro la habitabilidad del edificio. Se trata de un bloque de 3 plantas en el que viven 19 familias. Los pasillos están sin pintar, las paredes desconchadas y algunos contadores de luz y agua han sido arrancados. Además algunos vecinos no están pagando la comunidad y, según cuentan, algunos de los residentes han manipulado los contadores para sustraer luz y agua gratuitamente a otros vecinos.

El delegado del distrito Bellavista-La Palmera y representantes del grupo popular del distrito han visitado a estos vecinos. Aseguran que la situación que viven es «lamentable» y que es un peligro. Por ello, en la junta de distrito que ha tenido lugar esta tarde en el centro cívico de Bellavista, han propuesto que se inste a la Junta de Andalucía a solucionar los problemas de manutención de las zonas comunes porque al tratarse de viviendas sociales «la Junta es la propietaria de estas viviendas y debe hacerse cargo».

«La Junta se desentiende de la manutención, los vecinos se quejan de la falta de intervención por parte de la misma para asegurar la convivencia» asegura el representante del grupo popular. Conchita Rivas, presidenta de Bermejales 2000, ha querido ratificar las declaraciones añadiendo que «la responsabilidad es del propietario y en este caso es la Junta de Andalucía, conozco el caso porque vivo muy cerca y estos vecinos merecen vivir con dignidad».

La propuesta del partido popular ha sido aprobada con 11 votos a favor, 3 en contra y una abstención.