«¿Fumas? No, vapeo». Aunque ahora mismo esta frase suene incomprensible seguro que dentro de muy poco será más que familiar. El sur de Sevilla se ha apuntado a «Vapear» y no pasará mucho tiempo hasta que la mayoría de los fumadores se sume a esta iniciativa, mucho más sana y económica.

Los perjuicios del tabaco son ya archiconocidos y aunque el fumador real intenta hacer oídos sordos a los mismos, cada vez son más los que deciden dejar este vicio. Los parches, los chicles o la infalible fuerza de voluntad son algunos de los métodos, aunque el que comienza a estar en auge y parece convencer a muchos es el «vapeo». Vapear Sevilla nace en Los Bermejales pero sus raíces vienen de Francia, Estados Unidos y Alemania, la calidad y el buen precio lo están convirtiendo en la mejor alternativa para los que pretenden convertirse en exfumadores.

Bermejales digital ha decidido abrir otra línea de negocio con lo que ellos mismos han bautizado como Vapear Sevilla, una forma con la que se evitan la mayoría de las sustancias cancerígenas del tabaco y además se «ahorra hasta un 65%». «Conocíamos el mundo de los cigarros electrónicos, pero todos los productos eran muy caros y algunos sin calidad acreditada, así que decidimos investigar e informarnos» cuenta José Manuel Mira, fundador de Vapear Sevilla.

Así que la curiosidad no solo no mató a ningún gato, sino que por el ir y venir que esta provocando el vapeador, ha conseguido que los primeros pasos que ha dado Vapear Sevilla hayan sido bastante firmes. «Los proveedores son estadounidenses y alemanes, la calidad esta acreditada y, a pesar de ello, nos permite ofrecerlo por un muy buen precio en comparación con lo que se puede encontrar aquí» explica José Manuel quien además añade que «en las tiendas que ofrecen este producto los precios son muy elevados, así que la gente tira de internet donde siguen siendo caros y además se crea una desconfianza en cuanto a calidad», y es que en Bermejales Digital no se pretende que todo el que llegue a preguntar por «eso del vapeo» se lleve un estuche «aquí tenemos todos los aromatizadores y líquidos para que prueben».

Fresa, plátano, tutti fruti, manzana y el imprescindible sabor a tabaco tradicional, son algunas de las variedades que se ofrecen para incorporar al «vapeador». «La variedad de sabores, la comodidad, la facilidad de uso y, indiscutiblemente, el precio y el ahorro que supone conforme a la compra de paquetes de tabaco, se suman a el poder «vapear» en cualquier lugar» ya sea un bar, cerca de un parque o en la puerta de un colegio, porque al fin y al cabo es vapor de agua lo que se expulsa y, si es de algún sabor, encima huele bien.

«Un hombre comenzó en París con una tienda dedicada a este cigarrillo electrónico y ya tiene cuatro» comenta Mira porque «en otros países esta mucho más generalizado y es muy normal». Lo cierto es que saliendo de la cosmopolita París, Vapear Sevilla ha nacido en el Sur de la ciudad, en el barrio de Los Bermejales y sea cual sea el futuro del proyecto, la primera piedra nunca se olvida.