Las anchas avenidas de Los Bermejales destacan por el silencio y la tranquilidad. En Heliópolis, tras el campo del Betis, no hay ni un solo coche aparcado. En Pedro Salvador y Bellavista se podrían contar los coches que pasan con los dedos de la mano. Es 1 de mayo, el día del Trabajo, pero a pesar de la situación económica actual, hay algunos que pueden celebrarlo trabajando.

En la avenida Reino Unido unos cuantos obreros pintan unas líneas del asfalto, «ahora que hay menor gente podemos pintarlo mejor» dice uno de ellos contando que «da igual que sea fiesta, esta es la mejor celebración del día del Trabajo». Una opinión que comparte otro chico, mensajero, «me encargo de los envíos urgentes y esos no entienden de días de fiesta y, con la que esta cayendo, yo también prefiero no entender de días libres». En ese mismo lugar, el bar Alcalá sirve sus cuantiosos desayunos y el bar Olvera recibe a su clientela habitual. La parada de taxis tiene servicio y la famosa gasolinera atiende las despistadas compras y el repostaje festivo.

En Bellavista, el Valme denota que para los médicos nunca es fiesta. En la calle Guadalajara los bares abren y el ambiente de barrio que caracteriza a esta zona se puede respirar sea el día que sea. También disfrutando del buen tiempo en una terraza están los vecinos de Jardines de Hércules, los camareros y encargados del bar de la asociación han ido hoy a trabajar para hacer una buena caja que haga «besar el suelo donde pisamos».

En Pedro Salvador más de lo mismo, la vida de los bares y de la residencia Universitaria que funciona las 24 horas del día hacen el día más ameno a los que hoy sí libran. Ese ambiente juvenil es el que le falta a Reina Mercedes que nota que hoy no es lectivo, aunque en la acera de en frente los bares se llenan, parece que los jóvenes echan de menos desplazarse hasta sus aulas.

Y es que sin camareros y cocineros como los del bar Alcalá, trabajadores vocacionales como los de la Fundación Doña María o sanitarios entregados como los del Valme, hoy no sería un día del Trabajo ni para los que libran, ni para los que trabajan, ni para los que esperan una necesaria oportunidad laboral.