La Unidad de Mama del Hospital Universitario de Valme organiza en Sevilla por séptimo año consecutivo el «Simposio Internacional sobre Avances en el Diagnóstico y Tratamiento del cáncer de mama». Este foro, que ha adquirido durante estos años un notable prestigio científico, se celebra hoy 17 de mayo en el Pabellón de México en colaboración con la Universidad de Sevilla y la Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia.

El simposio congrega a 200 profesionales implicados en el abordaje de esta patología: ginecólogos, oncólogos, cirujanos, radiólogos, anatomo-patólogos, médicos de familia y enfermeros. Dirigido por el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia de Valme y catedrático de la Universidad de Sevilla, Rogelio Garrido, este evento reúne como docentes a prestigiosos especialistas procedentes de hospitales públicos andaluces y europeos.

El cáncer de mama es un importante problema de salud pública por su trascendencia, tanto sanitaria como social, siendo la neoplasia más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino. Estadísticamente se prevé que entre el 5 y el 6% de las mujeres en Andalucía padecerán esta enfermedad a lo largo de su vida.

El simposio lleva implícita una filosofía innovadora sobre el abordaje del cáncer de mama. La misma se centra en un enfoque integrador de la mama normal y patológica de una forma interdisciplinar y humanista. En este sentido, se subraya el trabajo en equipo entre médicos, enfermeros y voluntarios.

Dicho foro, declarado de interés científico-sanitario por la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, ha sido inaugurado por la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Dolores Alguacil, el decano de la Facultad de Medicina de Sevilla, Juan Ramón Lacalle, junto con el director del curso, Rogelio Garrido.

El cáncer de mama es la causa más frecuente de muerte en mujeres entre 20 y 79 años. Este tipo de cáncer se ha relacionado con factores de riesgo difícilmente modificables (edad, genéticos, hormonales, etc.) por lo que el esfuerzo para disminuir los efectos de la enfermedad está encaminado hacia un diagnóstico precoz;  es decir, a detectar el tumor en fases tempranas.