La Unidad de Medicina Fetal del Hospital Universitario de Valme de Sevilla está celebrando las IV Jornadas Prácticas de Doppler Obstétrico cuyo objetivo es formar a especialistas, procedentes de todo el territorio nacional, en esta técnica de imagen que permite optimizar los diagnósticos prenatales de forma precoz.

La técnica Doppler es una herramienta diagnóstica utilizada, cada vez con más frecuencia, en el estudio del embarazo. Se trata de una ecografía a color que mide y evalúa los flujos sanguíneos del feto y la placenta. Permite conocer cómo se distribuye la sangre en el feto en situación tanto de normalidad como patológica. De esta forma, es útil en el control de la hipertensión diabetes en la madre, el retraso de crecimiento intrauterino o la gemelaridad. Todas estas situaciones pueden ser controladas a través del doppler, presentándose como los principales factores que pueden poner en peligro la salud del feto.

La presente edición, inaugurada por la directora gerente del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, Mª Dolores Alguacil, el jefe de servicio de Ginecología y Obstetricia de Valme, Rogelio Garrido, y el coordinador del curso, José Antonio Sainz; es de carácter eminentemente práctico. Por su parte, las ponencias han abordado temas de enorme interés clínico: el control de la anemia fetal, la clasificación del retraso intrauterino de crecimiento, la importancia de la técnica de imagen en la valoración de las malformaciones fetales, los beneficios del doppler en el abordaje de la gemelaridad o el proceso de monitorización del bienestar fetal.

Prestigio internacional de la Unidad de Medicina Fetal

Según el director de las jornadas, José Antonio Sainz, «la ecografía ha experimentado un extraordinario auge en la especialidad obstétrico-ginecológica y su adecuado conocimiento condiciona hoy día el buen ejercicio de nuestra labor». Sin embargo, la realización de esta técnica precisa de profesionales experimentados y de tecnología avanzada.

Gracias a la experiencia acumulada y la cualificación de los profesionales de la Unidad de Medicina Fetal del Hospital Universitario de Valme, este centro es referente nacional en la formación sobre esta especialidad clínica; siendo uno de sus responsables, José Antonio Sáinz, el coordinador técnico del PACAC (Programa Andaluz de Cribado de Anomalías Congénitas).

De hecho, el protocolo de este centro hospitalario para el abordaje de la salud del feto se ha convertido en el modelo que actualmente ha instaurado la Consejería de Salud y Bienestar Social en todos sus centros con la con la intención de detectar de forma prenatal el mayor número de anomalías en todas las gestantes.

El prestigio obtenido viene refrendado con la organización periódica en este centro de numerosos cursos de formación en Ecografía y Doppler Obstétricos para profesionales de otros hospitales, tanto andaluces como nacionales. Por su parte, desde el punto de vista investigador, sus profesionales acuden frecuentemente invitados a congresos nacionales e internacionales, disponiendo actualmente de una media de 4 a 6 artículos con factor impacto publicados al año.