La Unidad de Gestión Clínica de Neumología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla ha coordinado la primera investigación sobre la posible asociación de la apnea del sueño y el riesgo de desarrollar cáncer. El estudio multicéntrico, dirigido por el neumólogo de este centro Francisco Campos Rodríguez, ha contado con la participación de casi 5.000 personas con sospecha de apnea del sueño durante un período de cuatro años y medio.

La investigación se ha llevado a cabo por investigadores del Área de Sueño de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) con la participación de un total de siete hospitales públicos nacionales: Hospital Universitario de Valme, Hospital Universitario La Fe (Valencia), Hospital Araba de Vitoria (Álava), Son Espasses (Palma de Mallorca), Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), Hospital Marqués de Valdecilla (Santander) y Hospital Río Hortega (Valladolid).

La apnea del sueño es una enfermedad muy frecuente, que afecta aproximadamente del 4 a 6% de la población. Se caracteriza por la obstrucción de la vía aérea superior mientras se duerme, provocando hipoxia y alteraciones en la estructura del sueño. Produce deterioro de la calidad de vida, somnolencia diurna excesiva, aumento del riesgo de accidentes de tráfico y aumento del riesgo vascular, entre otros.

El estudio demuestra cómo la hipoxia nocturna, caída en los niveles de oxígeno durante la noche, se convierte en uno de los marcadores de gravedad en la apnea del sueño y en la variable que mejor se asocia al riesgo de desarrollar cáncer. Así, aquellos pacientes que pasan más del 12% del tiempo de sueño con saturaciones de oxígeno por debajo del 90% tenían casi 2,5 veces más riesgo de desarrollar cáncer respecto a pacientes sin hipoxia nocturna. Esta asociación entre hipoxia y cáncer se encontró preferentemente en pacientes menores de 65 años y de género masculino.

Como consecuencia, Francisco Campos concluye que «la hipoxia intermitente asociada a los episodios de apnea podría ser el mecanismo implicado en el desarrollo y progresión de tumores en pacientes con apnea del sueño, tendencia ya estudiada en modelos de animales».

Las importantes conclusiones obtenidas en este estudio multicéntrico han sido recogidas en la publicación del primer número de este año de la revista internacional American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Por otro lado, como señala el coordinador del estudio realizado, Francisco Campos, «los hallazgos obtenidos sobre la predisposición al cáncer pueden tener un gran impacto en las políticas de salud preventivas y una línea de investigación bastante importante; puesto que, un diagnóstico temprano y un tratamiento correcto del síndrome de la apnea obstructiva del sueño, podría prevenir el desarrollo de cáncer».