La Unidad de Gestión Clínica de Urología del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, dirigida por Eduardo Camacho, ha materializado una novedosa intervención quirúrgica que consiste en extirpar la vejiga urinaria, como consecuencia del hallazgo de un tumor, utilizando la técnica laparoscópica, en lugar de la cirugía abierta o convencional. Se trata de la primera «cistectomía radical laparoscópica» realizada en la provincia de Sevilla y se suma, por tanto, a los pocos hospitales que lo llevan a cabo por su complejidad.

La patología abordada, cáncer de vejiga, es el quinto tumor en frecuencia entre los hombres en países desarrollados tras los de próstata, pulmón, colorrectales y de estómago. Aproximadamente, se produce cada año 357.000 nuevos casos en todo el mundo (274.000 hombres y 83.000 mujeres).

El paciente, de 62 años de edad, fue intervenido el pasado 4 junio tras ser diagnosticado de cáncer de vejiga. La evolución fue muy favorable lo que motivó una estancia hospitalaria tan solo seis días, siendo la estancia media para este tipo de cirugía de 15 días.

Por su parte, la intervención, que duró 270 minutos, fue practicada con éxito por los urólogos Alberto García Escuder,  adjunto de la Unidad de Uro-oncología del Hospital Universitario de Valme, y Javier Sánchez de la Vega, adjunto del Servicio de Urología del Consorcio Sanitario Público del Aljarafe (Hospital de San Juan de Dios del Aljarafe), cuya unidad también goza de gran experiencia laparoscópica bajo la dirección de Jaime Bachiller. García Escuder y Sánchez de la Vega se formaron como urólogos en el Hospital Universitario de Valme y desde el año 2010  han venido colaborando activamente en la implantación del abordaje laparoscópico de la patología oncológica pélvica de este centro. Junto a ellos, el también miembro de la Unidad de Gestión Clínica de Urología del Hospital de Valme, Javier Rico López, completó el equipo quirúrgico.

Tras la extirpación del tumor, se llevó a cabo una reconstrucción de la vía urinaria. Para ello, los especialistas realizaron una derivación de las vías urinarias inferiores y así conseguir conectar la vía urinaria con el intestino.

Capacitación profesional como signo de excelencia asistencial

El abordaje por vía laparoscópica supone un reto técnico importante. Supone la alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta, ofreciendo importantes ventajas para los pacientes con respecto a la cirugía convencional. Se basa en pequeñas incisiones en la pared abdominal en sustitución de la cirugía abierta.

La intervención por vía laparoscópica es menos agresiva, lo que implica que el dolor postoperatorio es menor, la recuperación del paciente es más rápida y, consiguientemente, se reduce el tiempo de estancia hospitalaria. Sin embargo, actualmente son escasos los centros en los que se realice para la extirpación de la vejiga, debido a la necesaria especialización de profesionales en modalidad quirúrgica.

Por su parte, la Unidad de Gestión Clínica de Urología del Hospital Universitario de Valme está a la vanguardia en el abordaje de diversas patologías, hecho que avala su prestigio clínico y científico. Este centro está considerado referente en Andalucía Occidental y Extremadura en la neuromodulación, técnica innovadora para la incontinencia urinaria. También destaca en el tratamiento integral de la litiasis renal con la dotación de moderno equipamiento y de profesionales altamente experimentados. Asimismo, junto a la cirugía abierta, incorpora la vía laparoscópica como alternativa quirúrgica al tumor de vejiga infiltrante; aunque es la vía de abordaje estándar en el tratamiento quirúrgico del cáncer de próstata (prostatectomía radical laparoscópica) y de la patología benigna y maligna del riñón y la vía urinaria.