La Sala Imperdible, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, acoge en su programación de fin de semana, la obra teatral «A solas».  Un monólogo, para todos los públicos y en clave de comedia, en el que la actriz Pilar Crespo interpreta cuatro personajes femeninos muy diferentes, cuyo único elemento en común es la inmensa soledad en la que viven.

Con un estilo ágil y directo, y articulada en torno a una alocada trama policíaca, «A solas» recuerda el derecho de la mujer a realizarse. La historia está basada en Antonio, un empleado de una sucursal bancaria sevillana que ha desaparecido misteriosamente, justo el día en que se ha producido un robo en el banco. Las tres mujeres de su entorno más cercano son interrogadas: su esposa (Agustina), su cuñada (Carmelita) y Paqui (la señora de la limpieza). Una cuarta mujer, la Sargento Montoya, asume el mando de la misión.

Cuatro mujeres cuyas vidas giran alrededor de este hombre, cuatro mujeres que dependen de un hombre para realizarse, cuatro mujeres que buscan la felicidad en un lugar equivocado. La pregunta que se hará el espectador es:  ¿Qué sucederá cuando este hombre desaparezca? La respuesta se vislumbrará a lo largo de los 55 minutos de representación.

Esta obra, galardonada con del Premio del Público en Scena Simulacro 2012 y finalista en Desencaja 2011, cuenta, además, con la colaboración de las socias de A.M.A.M.A, (Asociación de Mujeres con Cáncer de Mama de Sevilla) que participan en el proceso de creación artístico con su asistencia y sus posteriores comentarios sobre el trabajo.

 La actriz, Pilar Crespo

 Pilar Crespo es licenciada en Interpretación por la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla y Diplomada en Cine y Televisión por el Instituto del Cine de Madrid, Pilar Crespo ha trabajado en producciones como «Romeo X Julieta» del Centro Andaluz de Teatro, o «Medea», dirigida por Tomaz Pandur, para el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Como actriz en cine y televisión Pilar Crespo ha trabajado en series como «Aida» o «400, el imperio se rompe»; y a las órdenes de directores como Benito Zambrano en «La voz dormida», Jesús Ponce en «Déjate caer», o Patricia Ferreira en «Los niños salvajes».