Unos 16 alumnos del Centro Privado de Educación Especial Luis Braille dependiente de la ONCE asisten al concierto de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla organizado por el Ateneo de Sevilla y el Ayuntamiento con motivo del Día de Sevilla. Por unas horas, estos asistentes abandonaron el electrolatino y el reggaeton para disfrutar de un recital de música clásica en el Lope de Vega.

«A algunos nos ha gustado más que a otros», confiesa Carlos, uno de los alumnos participantes en esta visita al Lope de Vega. Viene desde Alicante y lleva siete meses en Sevilla en el Luis Braille, uno de los dos centros de educación especial con residencia que mantiene sus puertas abiertas en España. Todos los alumnos tienen algún tipo de deficiencia visual.

En su tierra, donde las bandas tienen un gran arraigo, Carlos aprendió a tocar la dulzaina. «Salí encantado del concierto», relata este joven de 17 años. Sobre el escenario, la Sinfónica de Sevilla y la actuación de varios actores poniendo en pie la función «Sevilla, reina del grande océano». «La combinación de banda y teatro me dejó alucinado», detalla Carlos.

Alumnos del Luis Braille«Algunos de mis compañeros no iban de todo convencidos, pero yo repetiría, sin dudarlo», asegura el joven. Y es que por unas horas, los alumnos dejaron de escuchar «electrolatino», el estilo preferido por Carlos, y el «reggaeton», el favorito de Alicia, otra de los alumnos participantes. También tiene 17 años y es de Zaragoza.

«Pensé que no me iba a gustar pero acabo por gustarme», confiesa Alicia. «Veía al público muy bien vestido, en un acto como muy importante. Imponía, no sabía si sería capaz de entender el espectáculo, pero lo entendí perfectamente», relata Alicia.

El concierto de ayer no es el primero al que acuden. Ya estuvieron presentes en la actuación de los seises en diciembre. Y, ya en el tramo final del curso, todavía les quedan más visitas culturales.

«Tenemos previsto ir al barrio de Santa Cruz y subir a la Giralda, acercarles a las tradiciones de Sevilla a través del mito de Don Juan Tenorio», explica Miguel Ángel Gómez, educador del Luis Braille y promotor de esta iniciativa. «En algunos casos, los alumnos se iban de Sevilla sin conocer la ciudad y tratamos de corregir eso», afirma el docente. «Con estas iniciativas queremos suscitar el interés de los chicos por la ciudad y variedad cultural», detalla. «Hemos ido al flamenco y a otras actividades, que van variando en función de los gustos de los alumnos», comenta.