El Real Alcázar de Sevilla ha comenzado trabajos arqueológicos en el semisótano del Palacio del Rey Don Pedro, un espacio cerrado y desconocido para el público cuya arquitectura se mantiene intacta desde el siglo XIV y es un magnífico exponente de la construcción mudéjar en ladrillo, material con el que están edificados sus muros, arcos, tabiques y bóvedas. El suelo de este recinto, sin uso y hasta ahora cubierto de escombros, está siendo excavado con el objetivo de convertirlo en una sala expositiva permanente de la amplia colección arqueológica que atesora el Alcázar, y que se encuentra en la actualidad almacenada en cajas.

Esta labor de investigación arqueológica, que comenzó la semana pasada, será compatible con las visitas, y así se logrará poner en valor tanto el espacio mudéjar, añadiendo más atractivos al Alcázar, como el propio trabajo de los arqueólogos. De hecho, en próximas fechas se abrirá este semisótano en días que no interfieran en la actividad de los operarios, y serán visitas guiadas previa reserva en la página web del monumento.

Al Real Alcázar todavía le queda mucho por descubrir y aportar dado que existe la posibilidad de que los trabajos en ese semisótano revelen sorpresas arqueológicas. En concreto, el proyecto de adaptación del recinto a sala arqueológica parte de una premisa: el suelo terrizo de la habitación se encuentra sobre elevado respecto a su nivel original, situado, según los sondeos arqueológicos efectuados en 1999, a 0,70 metros de profundidad. La excavación recién iniciada pretende por tanto recuperar la dimensión original extrayendo los rellenos que lo colmatan. Y a partir de ahí, la fase siguiente consistirá en elaborar los proyectos arquitectónico, museográfico y museológico para albergar en vitrinas el patrimonio arqueológico del conjunto del Alcázar.

Se compatibilizará el escaparate histórico de la ciudad de Sevilla que es el Alcázar con un espacio abierto a la investigación y con modestas inversiones. Estos trabajos arqueológicos, con un presupuesto de 50.000 euros, se concentrarán en el estudio del semisótano en sí como elemento arquitectónico, permitiendo su interpretación con respecto al Palacio del Rey Don Pedro y al conjunto del Alcázar. No se descarta la localización a cotas inferiores de vestigios previos al siglo XI, según ha relatado el catedrático de Arqueología de la Universidad de Sevilla Miguel Ángel Tabales, quien ha explicado los trabajos emprendidos al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, durante una visita. Y en ese caso, podrían integrarse en la exposición.

El plazo de estas obras de excavación es de un mes y se prevé que la sala expositiva pueda abrirse a lo largo del año que viene, aunque todo depende de los hallazgos y de la adecuación museográfica.

Navidad y conferencias  

Por su parte, la directora del Alcázar, Isabel Rodríguez, ha informado sobre algunas de las iniciativas que se preparan en el monumento de cara a las Navidades, que se inician ya este domingo, día 15 de noviembre. Durante todos los domingos de aquí a finales de año se realizarán visitas guiadas solidarias, en horario de 11.00 a 13.00, donde los asistentes sólo tendrán que aportar alimentos en la cantidad que quieran y serán destinados al Banco de Alimentos y Cáritas.

Asimismo, se ha cursado invitación a los colegios de la capital para que las familias con sus hijos participen en el programa ‘Naranjos de Navidad, un deseo por Sevilla’. “Se trata de decorar entre todos los naranjos del Cenador de la Alcoba con motivos navideños o con cualquier deseo importante para que esta Navidad todos podamos disfrutar de este escenario en torno al centenario naranjo amargo que la leyenda atribuye a la época de Pedro I”, ha comentado Isabel Rodríguez, quien ha destacado la implicación de los trabajadores en la programación.

Por último, el Alcázar ha organizado sus IV Jornadas de Investigación y Restauración con un ciclo de conferencias que comienzan mañana martes (‘El corral de comedias: la montería’) y continuará el día 17 (‘Los tapices colombinos en el Alcázar de Sevilla. Un proyecto de Gustavo Bacarisas’) y el 24 también de este mes (‘La epigrafía árabe en el contexto del Real Alcázar de Sevilla’). Tres martes consecutivos con ponencias sobre los trabajos de conservación del Alcázar y que coinciden con la finalización de la restauración de las fuentes del Jardín de la Alcoba.