Desde este martes 9 de junio y hasta el próximo 13 de septiembre se expone en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid la muestra Zurbarán: una nueva mirada. Esta exposición ofrecerá un selecto recorrido por la producción del artista extremeño desde sus primeros encargos hasta las obras claves de su periodo de madurez; una nueva visión de uno de los pintores más importantes del Siglo de Oro español gracias a la presencia de lienzos inéditos o recuperados en los últimos años y que no han sido nunca expuestos en España.

Uno de los lienzos que se mostrarán será Santo Domingo en Soriano, es decir, uno de los veintiuno contratados el 17 de enero de 1626 por Zurbarán para el Convento de San Pablo el Real, y actualmente ubicado en la capilla Sacramental del templo parroquial de Santa María Magdalena. Se trata de un cuadro tenebrista en el que la Virgen del Rosario, acompañada por Santa María Magdalena, se aparece al dominico hermano sacristán del convento italiano de Soriano, Fray Lorenzo da Groterria, para hacerle entrega de un lienzo, portado por Santa Catalina, con la verdadera efigie de Santo Domingo de Guzmán. Esta pintura se realizó en 1626 y en él se utiliza el frecuente recurso barroco del «cuadro dentro del cuadro», en el que la escena del primer término se explica por la representada en el segundo.

La parroquia de Santa María Magdalena y el Museo Thyssen-Bornemisza han firmado un acuerdo de colaboración para esta importante muestra en el que el museo madrileño restaurará en su taller otra obra de gran valor artístico: La Virgen del Rosario y la Congregación dominica. Se trata de una pintura atribuida a Lucas Valdés (1661-1725), hijo del insigne Valdés Leal (l622-1690).

La exposición Zurbarán: una nueva mirada tendrá una segunda sede en el Museo Kunstpalast de la localidad alemana de Düsseldorf, constituyendo la mayor exposición realizada en Alemania con obras de este autor. En esta muestra participará, además, otra obra de Zurbarán perteneciente a la parroquia de Santa María Magdalena: La Milagrosa Curación del Beato Reginaldo de Orléans. La escena del lienzo representa el referido milagro que tuvo lugar tras la oración de Santo Domingo, situado a la cabecera del lecho del enfermo. La Santísima Virgen, acompañada por Santa Catalina y Santa María Magdalena, se apareció a Reginaldo de Orléans, aquejado por unas fiebres que hacían temer por su vida y le ungió la cabeza quedando al punto restablecido.

La muestra permanecerá del 9 de octubre hasta el 17 de enero de 2016. El acuerdo de colaboración entre la parroquia de Santa María Magdalena y el museo alemán va a permitir la restauración de dos obras escultóricas ubicadas en el bajo coro parroquial. Se trata de la Virgen del Rosario y Santo Domingo de Guzmán. Ambas tallas están atribuidas tradicionalmente al escultor Pedro Duque Cornejo (1677-1757).

La exposición de las dos obras de Zubarán de la parroquia de Santa María Magdalena en el Museo Thyssen-Bornemisza y en el Museo Kunstpalast de Düsseldorf suponen una puesta en valor de las dos grandes obras pictóricas que suelen pasar desapercibidas para muchos sevillanos.

Información de Alberto Costas recogida en la web oficial de la Real Parroquia de la Magdalena