El azulejo de la Macarena vuelve a su arco. El Ayuntamiento de Sevilla ha comenzado a colocar el retablo cerámico después de haber procedido a su restauración. La pieza mural llega casi un año después de que fuese retirada ante el riesgo de desprendimiento que sufría.

Se trata de uno de los retablos cofradieros más conocidos, obra de Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela de en 1922. El cuadro cerámico, de 2,25 por 2,85 metros, representa a la Virgen de la Esperanza, con el lema «Ella es tabernáculo de Dios y Puerta del Cielo», que se inauguró el 27 de mayo de 1923 por parte de la Infanta María Esperanza de Borbón.

Los trabajos de restauración han consistido, según explican en la web oficial de la Hermandad de la Macarena, en la retirada del paramento, clasificación, documentación, croquis de ubicación, proceso de limpieza y restauración del mismo. Las piezas sustituidas han sido realizadas por el ceramista José María Campos.

El arreglo del retablo ha sido llevada a cabo en la empresa Alféizar Restauraciones Andaluzas, que suma un amplio curriculum en la restauración de materiales cerámicos y coordinadas por la gerente de la misma, María Cristina García Lorenzo.