El Palacio de los Marqueses de la Algaba es desde este viernes el epicentro del mudéjar en Sevilla. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha inaugurado el nuevo Centro del Mudéjar con un total de 111 piezas procedentes de distintos museos de la ciudad. Un espacio «único en su género», dedicado «a poner en valor uno de los momentos más ricos y productivos en lo artístico y en lo cultural, como es el de la sociedad mudéjar».

«Una riqueza patrimonial formada por 4.272 bienes que ahora están en proceso de ser declarados por la Junta como Colección Museográfica de Andalucía, para aumentar su grado de protección y cohesión histórica», ha señalado Zoido. El alcalde ha recordado que fue en febrero de 2012 cuando se hizo público el interés del Consistorio «por reorganizar el patrimonio arqueológico de Sevilla, que desde 1945 se encontraba depositado en los almacenes del Museo Arqueológico de la capital y también, desde 1975, en los del Museo de Artes y Costumbres Populares».

Además, ese mismo día «también se anunció la creación de este Centro», que abre sus puertas pese a que «con frecuencia somos testigos de las dificultades por las que pasan las instituciones culturales» y que «está dedicado a poner en valor uno  de los momentos más ricos y productivos en lo artístico y en lo cultural como es el de la sociedad mudéjar».

En un acto en el que también han participado los delegados de Participación Ciudadana y Coordinación de Distritos y de Cultura, Beltrán Pérez y María del Mar Sánchez Estrella, junto al autor del proyecto museológico Juan Luis Ravé, el alcalde ha califica como una «fantástica realidad» tener este Centro del Mudéjar.

Un centro «único»

Detalle de azulejos del mudéjarAdemás, Zoido ha subrayado que se trata de un centro «único en su género», porque en Teruel «hay un espacio de estudios e investigación pero no expone piezas», toda vez que ha querido destacar la forma «magistral» en que Juan Luis Ravé -técnico del Gabinete didáctico de la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía- ha presentado este estilo artístico. Igualmente, se ha referido al pasado de este edificio cuya «grandeza se diluyó hasta ser convertido en corral de vecinos, vivienda desnaturalizada y, más tarde un cine de verano, hasta haberlo dado por desaparecido en la bibliografía más exigente».

Sin embargo, «hoy le hemos devuelto su dignidad por el especial mimo que ha puesto Beltrán Pérez y todo su equipo», al tiempo que ha agradecido a los dos delegados «su altura de miras» que «han sabido hacer gala del arte del buen gobierno en beneficio de todos los sevillanos, de la colaboración entre los directores de los Museos Arqueológico, Bellas Artes y de Artes y Costumbres Populares con los directivos del ICAS, y del entendimiento entre el Ayuntamiento, la Junta de Andalucía y el Estado». Asimismo, Zoido ha resaltado que «hacerlo accesible a todos con una apuesta didáctica, moderna y renovadora es una obligación de los hombres que nos ocupamos de gestionar lo público».

Instrumento para a educación

Por su parte, Ravé ha señalado que todo lo expuesto en este nuevo Centro del Mudéjar «es fruto de mucho reflexión», por lo que espera que «sirva de instrumento para la educación», toda vez que ha indicado que se trataba de un proyecto «muy difícil debido al poco plazo y al poco presupuesto» pero a la vez «muy atractivo». Entre los objetivos de este nuevo espacio, ha señalado que están el de «valorar el patrimonio mudéjar como marca origen de esta sociedad, el de poner en valor las colecciones arqueológicas municipales olvidadas y el de hacerlo desde un planteamiento didáctico».