Sevilla enfila su época más flamenca. Con la Bienal a punto de estrenarse (lo hará el próximo viernes 12 de septiembre), no paran de sucederse las iniciativas que sirven de cuenta atrás para la artística cita. Algunas incluso, inesperadas. Algunas incluso, en movimiento.

Tal ha sido el caso del Metrocentro, donde sus usuarios han sido testigos del arranque jondo del que parecía ser un espontáneo. Realmente se trataba del cantaor José Valencia (en la imagen que abre esta noticia), que no dudó en templar su voz durante el itinerario que lleva desde San Bernardo a la Plaza Nueva.

Con mirada ausente, y tan sólo «escudado» por los auriculares por los que previsiblemente escuchaba las melodías, el cantaor poco a poco fue desplegando intensidad y maestría, ante el desconcierto de los asistentes. Ciertos usuarios, con igual espontaneidad, le animaron con palabras como «buen cante» u «ole».

Estreno mundial

Ese es sólo un aperitivo de lo que el artista catalán ofrecerá el próximo día 30. Eso sí, ya sobre un escenario. El Teatro Lope de Vega acogerá el recital de un artista que ostenta tres Giraldillos (el galardón más preciado en el cante jondo) y que estrenará sobre sus tablas su nuevo trabajo «Directo», tras un disco debut que convenció tanto a crítica y al público.

Hace unas semanas, el Ayuntamiento de Sevilla planteó su campaña «Todos los caminos conducen a la Bienal», para intensificar el uso de Tussam como medio de transporte a los distintos conciertos y actuaciones. Lo que nadie imaginaba es que, además de llevar al usuario a su destino, éste viviría el flamenco ya desde el propio viaje.