Los nervios se quedan entre bambalinas. Los meses de ensayos son cosa del pasado cuando se levanta el telón. Los actores que se suben estos días al escenario del teatro Alameda se enfrentan al examen más exigente, el de sus compañeros. El Teatro Escolar cumple su vigésimo aniversario. Empieza la función.

El patio de butacas se hace pequeño para acoger a los más de 4.000 participantes en el 20 cumpleaños de la Muestra de Teatro Escolar, una iniciativa de la delegación de Cultura, Educación, Deportes y Juventud del Ayuntamiento de Sevilla. Por el escenario el Alameda han pasado en estos años más de 100 obras de teatro de unos 2.000 escolares que llegan a este espacio como actores y actrices. También imponen los 80.000 alumnos que se han sentado entre el público. Los aplausos son incontables.

En algunos casos, ovaciones. Como la protagonizada por el público de este miércoles a los alumnos del Taller de Teatro del Instituto Federico Mayor Zaragoza. Sobre las tablas, diez alumnos han puesto en pie la obra «Álbum. Historia (de viaje) en cien fotos con historia», de Luis Montero López.

Patio de butacas del teatro AlamedaLa obra narra las aventuras de diez jóvenes que ya han cumplido los 18 años y que inician un viaje por distintas islas en un barco que reproduce su pasado de profesionales del circo. Una trama que llevan ensayando muchos meses y que ha suscitado el interés de estos estudiantes en el mundo del teatro.

«Me ha gustado mucho esta experiencia y me planteo continuar aprendiendo en una academia», afirma Álvaro Martín, que interpreta al ventrílocuo de este extraño circo. Este alumno de segundo de Bachillerato está en duda. Pronto se enfrentará a la selectividad y, después, tendrá que elegir carrera. En su caso, Periodismo o Derecho. «El teatro es un hobby me gustaría intentar presentarme a castings y seguir formándome, pero no es mi primera opción», afirma.

El origen de su interés en el teatro surge este año de la mano de su profesor de Lengua, Luis Montero. «Todo empezó como un proyecto para subir nota en Lengua. 2,5 puntos más por evaluación como compensación por las horas de ensayo que perdemos de estudio», relata Ana Garrido, otra de las actrices.

Ana, que interpreta a la trapecista, y quiere estudiar Música. «El teatro me atraía», confiesa. «Estaba deseando que me tocase Luis como profesor para poder entrar en el taller», comenta. Ana, al igual que Álvaro, también quiere continuar su aprendizaje en el mundo de la actuación.

Horas de ensayo y sacrificio

Los habituales miedos previos a la actuación no han dañado su interés por el teatro. «Una vez que pisas el escenario, desaparecen los nervios», confiesa. Tampoco las horas de ensayo. «Hemos tenido que renunciar a muchas cosas, una parte a los estudios, al deporte, a los amigos, a la música… pero compensa», afirman ambos. «Descubres muchas cosas que te enganchan, ganas confianza, en ti y en tus compañeros; además, conoces gente con la que no tendrías trato de no participar en la misma obra», detallan.

Detalle de un momento de la funciónEl nivel de las obras está siendo «muy bueno» a juicio de Pilar Acosta, técnico de Educación en el Servicio de Educación de la Delegación de Cultura, Educación, Deportes y Juventud del Ayuntamiento de Sevilla. Parte del éxito está en los meses previos a las actuaciones. «En septiembre planteamos la iniciativa a los colegios y durante este tiempo vamos tutelando el trabajo de los monitores y alumnos gracias a un asesor teatral, Tomás del Rey», explica la responsable de la actividad.

Los colegios participantes, cinco en total, reciben -además de este asesoramiento- 500 euros para costear el vestuario, atrevo y demás gastos provenientes de la preparación de la obra. Además, la delegación de de Cultura, Educación, Deportes y Juventud facilita a los centros un servicio de autobús para los desplazamientos a los ensayos.

El éxito de la actividad, que en esta edición cumple 20 años, también se debe «a la participación de los padres y madres y a los profesores que se implican en la Muestra de Teatro Escolar», detalla Acosta. «También hay que agradecer la colaboración de los estudiantes y profesorado del IES Llanes por el diseño e impresión de las camisetas por el Departamento de Artes Gráficas, como el de la Escuela de Arte de Sevilla por el diseño del cartel, tríptico, programas de mano y diploma», afirma la responsable de la iniciativa, quien también agradece el trabajo del Departamento de Cerámica del Llanes por la estatuilla que se da a los centros y al Departamento de Medios Audiovisuales, por el reportaje fotográfico y multimedia que realizan».