El Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla ha acogido este jueves 4 de abril la inauguración de la muestra «El Teatro San Fernando de Sevilla a través de sus artistas. Colección Emilio García Carretero». El acto ha contado con la presencia de la cantante Antoñita Moreno y la vicepresidenta del Círculo Mercantil, Ángela Balbuena, en representación de la institución.

El objetivo de esta exposición, que puede visitarse desde mañana día 5 de abril al domingo 21 de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 21:00, es rendir tributo al mítico teatro San Fernando, situado en la calle Tetuán desde 1847 a 1973 – aunque fue clausurado en 1969 – que llegó a convertirse en uno de los mejores de la Europa de su tiempo. También es un homenaje a sus artistas, sobre todo a las actrices y cantantes nacidas en Sevilla, a través de decenas de fotografías, carteles, documentos e incluso trajes que utilizaron en sus actuaciones.

El teatro San Fernando se estrenó el 21 de diciembre de 1847 con la ópera de Giuseppe Verdi «I Lombardi a la prima crociata», convirtiéndose rápidamente en el teatro más importante de España hasta la inauguración del Teatro Real de Madrid, tres años más tarde. Con una capacidad de casi tres mil espectadores, la sala contaba con un patio de butacas, un piso platea y dos palcos, así como unos camerinos muy amplios e incluso habitaciones para alojarse.

Por el escenario del Teatro San Fernando pasaron grandes artistas de todos los géneros teatrales, desde ópera, zarzuela y comedia hasta variedades, folclore, opereta o revista. El barítono Plácido Domingo, padre del tenor; Estrellita Castro, Marifé de Triana, Conchita Piquer, Miguel de Molina o Manolo Caracol son sólo algunos de los nombres que se dieron cita, a lo largo de los años, en este teatro y que, por supuesto, tienen su espacio en la exposición.

El actor y cantante Emilio García Carretero, titular durante 40 años de la Compañía Lírica Nacional en el Teatro de la Zarzuela, destaca «la importancia del tenor roncalés Julián Gayarre en los primeros años de vida del teatro, que lcantó durante la temporada de 1881 las óperas de Donizetti La Favorita y Los puritanos, además del Miserere de su maestro y amigo Hilarión Eslava en la Catedral».

El cartel de la exposición es una imagen de mediados del siglo XX de la cantante y bailarina sevillana Amalia Molina junto al río Guadalquivir.