La Fundación Sevillana Endesa ha suscrito este viernes un convenio de colaboración con la Hermandad Sacramental de María Santísima en su Soledad y Nuestra Señora de Roca Amador para acometer la iluminación artística de la Capilla de Roca Amador, ubicada en la Parroquia de San  Lorenzo de Sevilla, restaurada recientemente.

Según ha informado la Fundación en una nota, en virtud de este acuerdo, que ha sido suscrito entre el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Javier Benjumea, y el hermano mayor de dicha Hermandad, José Ramón Pineda, la empresa se propone “realzar y destacar” los detalles o volúmenes de dicha capilla con pequeños proyectores de tecnología ‘led’ y aumentos localizados del nivel de la luz.

De esta manera, la Fundación Sevillana Endesa incorporará un total de doce puntos de luz, distribuidos en tres circuitos de encendido y con una demanda de potencia de 0,39 kilovatios, en la tarea de realce.

En total, según las cifras facilitadas por Endesa, las acciones que pondrá en marcha supondrán “un 79,4 por ciento menos de consumo en energía y un ahorro de 2.190 kilovatios por hora y año si la iluminación se mantiene encendida durante cuatro horas diarias”.

Además, el proyecto contempla la introducción de una iluminación “básica, suave y con pocas sombras”, y otra de realce “sobre los motivos más destacables, rompiendo la monotonía lumínica con luces y sombras”, nivel en el que se instalarán dos proyectores con lámparas ‘master colour’ de 70 vatios en tonalidad cálida dirigidos hacia la bóveda, que, según la Fundación, crearán “una iluminación envolvente”.

Desde su constitución, en 1988, la Fundación Sevillana Endesa ha llevado a cabo “más de 90 actuaciones” de iluminaciones artísticas en  edificios “emblemáticos” del conjunto histórico-artístico de la provincia.

Por otro lado, la Capilla de Roca Amador muestra al público pinturas murales de los siglos XIV-XV, un paño de azulejos de Juan Abad, una  nueva mesa de altar, así como simpecados, cruces o pinturas primitivas donde resaltan la Virgen de Roca-Amador, el Niño Jesús o la imagen de San Lorenzo, obra de Martínez Montañés.