«La sombra de Peregil es alargada y tardará tiempo en desvanecerse». Cantaor, humorista, tabernero y amigo. Las caras del polifacético Pepe Peregil siguen en el recuerdo de cuantos gozaron de su simpatía. Un libro reúne anécdotas y vivencias protagonizadas por el artista antes de que se cumpla un año de su fallecimiento.

El magnetófono del periodista sevillano Joaquín Arbide (1941) ha vuelto ha reproducir viejas cintas. Ellas esconden la esencia destilada de José Pérez Blanco, Pepe Peregil para el mundo. Con ellas se puede bocetar una de las figuras más singulares de la Sevilla reciente. Esconden las anécdotas y confesiones de un tabernero, el dueño del Quitapesares.

«Me contó cosas inconcebiblemente maravillosas», recuerda el autor de dichas entrevistas, Joaquín Arbide, quien acaba de publicar ‘La sombra de Peregil’ (Guadalturia Ediciones). «Este libro se basa en todo, en manifestaciones de amigos, familiares y periodistas que, entrevistados expresamente para este proyecto, desarrollan y componen una imagen perfecta del personaje», explica el escritor.

La idea se remonta al mismo día del fallecimiento de Peregil. «Estaba en una tertulia radiofónica y mi hijo me comunicó la noticia, ahí surgió el propósito de realizar un libro que sirviera de homenaje al amigo y al artista», confiesa Arbide. La obra hilvana las diferentes facetas de Peregil al tiempo que descubre, a través de la figura de este tabernero, la Sevilla actual.

La Sevilla de Peregil
«En estas páginas está la Sevilla de la Semana Santa, la de una madrugada en la taberna, la de ese Pepe cantando una saeta a una mudá con un esqueleto de unos costaleros ensayando», revela el autor. «El libro no será ningún best seller pero en me consta que mucha gente se interesa por esta obra; en definitiva, la gente sigue teniendo ganas de descubrir a Pepe», asegura Arbide.

Pero, ¿qué Pepe? «Habla el Peregil tabernario, el cantaor de flamenco y sevillanas, el humorista; yo me quedo con la mezcla de los tres, ese era el verdadero Pepe», apunta el escritor.

«Para Sevilla, Pepe Peregil ha sido un repulsivo, una rara avis que se dedicaba a provocar a aquellos que entraban en el Quitapesares», desvela Arbide. «Era un teatro en el que Pepe era el guionista, el director y el protagonista», añade.

El libro de completa con una extensa galería fotográfica que el autor ha recopilado con la ayuda de la familia del cantaor. En julio de 2012, se constituyó en el Quitapesares, la Asociación de Amigos de Peregil que, entre otros objetivos, está planteado una exposición, un homenaje, rotular una calle o elevar una estatua o busto a su figura.

Joaquín Arbide es licenciado en Filosofía y Letras y ha trabajado en distintos medios de comunicación. Desde el año 2000 se dedica a la literatura, habiendo publicado desde entonces un total de dieciséis títulos, entre los que caben destacar, ‘Sevilla en los 60′, ‘La leyenda de Joaquín Romero Murube’, ‘Sevilla en los bares’, ‘Los años moros’ , ‘Sevilla en la retina’ . En este mismo sello ha publicado ‘La otra mirada’, ‘Sevilla llena eres de gracia’ y la ‘Rosa del Sahara’.