Las torrijas, el bacalao con tomate, el soldadito de pavía, las espinacas con garbanzos… y el azahar, el olor a incienso y la luz en el fulgor de la primavera. ¿Le cabe algo más a Sevilla en primavera? Sí, los turistas. El Ayuntamiento acude a Fitur, la feria internacional de turismo, para vender las bondades de la ciudad en pleno zenit: la Cuaresma, un marco en el que superponen quinarios, funciones, besamanos, besapiés, exposiciones, conferencias, conciertos, pregones, via crucis, ensayos de costaleros, traslados de imágenes, entronizaciones y un largo etcétera al que este año se le suma las proyecciones de «La Caja de la Semana Santa» en el Antiqvuarium.

Turismo de experiencias, a la sevillana. El visitante encuentra en la Cuaresma una oportunidad única en la que inmiscuirse en un sinfín de actos de marcado perfil religioso en el que el arte se mezcla con la devoción y la tradición, conformando una liturgia en la que Sevilla es el máximo referente. Algo único que llama poderosamente la atención de los turistas.

«La cuaresma es la mejor carta de presentación de Sevilla, cuando en el entramado urbano de la ciudad se presentan, en su máximo esplendor, lo mejor del patrimonio histórico, artístico, cultural, gastronómico, tradicional y devocional de Sevilla», explicaba el alcalde Juan Ignacio Zoido en Madrid durante la presentación de Sevilla en Fitur.

Siguiendo esta máxima, la Delegación de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla prepara una «minuciosa» agenda que aglutine la oferta cofrade de Sevilla durante los días de Cuaresma.

«Con este proyecto queremos adentrar al visitante y al propio sevillano en la Semana Santa cotidiana, la que se vive a diario en los templos, en la devoción continua cuando callan los tambores y las calles quedan huérfanas de pasos. Esta apuesta, que conjuga el sonido, la imagen y la palabra, es un dardo con el que llegar directo a la raíz de la fiesta, esa que consigue que perdure siglos», adelanta el delegado del ramo Gregorio Serrano.

Un comercio durante la Cuaresma

Además, tanto el Ayuntamiento como el Arzobispado de Sevilla trabajan de forma conjunta para sumar un nuevo reclamo a la ya nutrida oferta de Cuaresma, «La Caja de la Semana Santa», un audiovisual innovador que será proyectado del 27 de febrero al 2 de abril en la cripta arqueológica de la plaza de la Encarnación, el Antiqvuarium.

«La Caja de la Semana Santa será un atractivo de la Cuaresma con el que se llegará directamente, a través de las nuevas tecnologías, a los cimientos de la fiesta, un propósito que ya lograron los genios del Barroco en su tiempo: acercar el hombre a Dios a través de la imagen», adelanta Zoido.

La propuesta consiste en un audiovisual de unos veinte minutos de duración sobre una pantalla envolvente de 360 grados sobre la que se proyectarán «distintas imágenes, no sólo de las cofradías —según explica el alcalde—, sino de las principales devociones sevillanas durante la vida cotidiana». Y todo acompañado de sonido circular, efectos extra y textos.

Tradición de siglos y puntera tecnología en torno a la Cuaresma. Una apuesta que Zoido vende en Fitur con el objetivo de que esos 40 días «no queden solo para los sevillanos».