La parroquia de la Magdalena va a afrontar durante el mes de agosto las obras de restauración de la linterna de la cúpula del templo, cuyos elementos decorativos se encuentran en malas condiciones de conservación. Como ha informado la web oficial de la parroquia, a través de un artículo de Alberto Costas, los trabajos comenzarán el próximo 3 de agosto y la intervención será dirigida por los profesionales Almudena Fernández García  y José Joaquín Fijo León, quienes ya formaron parte del equipo que intervino en el retablo mayor en 2012 «con notable éxito».

Según el informe realizado tras el estudio de estos elementos decorativos deteriorados, las causas de su degradación «están ligadas a las patologías derivadas del sistema constructivo del edificio que las alberga, así como la acción combinada de agentes exteriores como la lluvia, con la falta de mantenimiento de las cubiertas del edificio». Por todo ello, tal y como asegura la parroquia, se han desprendido elementos de mortero y yeso y se colocó una red de protección.

El mal estado de la cúpula de la Magdalena / Fotos: José Joaquín Fijo

El mal estado de la cúpula de la Magdalena / Fotos: José Joaquín Fijo

En el informe se hace referencia a la restauración en profundidad que se efectuó en el templo en 1992, cuando «se solucionaron los graves problemas de filtraciones de la cubierta y los muros, pero no se restauraron los daños que éstos habían originado en el interior». De esta forma, según la información de Alberto Costas, la decoración del interior del edificio «nunca se ha restaurado» y en el citado informe se concreta que «sólo se ha realizado una limpieza del polvo y el hollín de forma superficial;  se han colocado testigos de movimiento y algunos resanes de grietas».

Las obras, que tienen un coste de 30.000 euros financiados en su totalidad por la parroquia —con las donaciones de feligreses y las hermandades que allí residen—, devolverán el esplendor a las esculturas de los Evangelistas y los Padres de la Iglesia atribuidos a Pedro Roldán, así como los relieves con escenas del Antiguo Testamento, que son del mismo autor. También se recuperarán las pinturas de la bóveda, de Lucas Valdés, que representan la Alegoría del Triunfo de la Fe.

Debido a estas obras, la parroquia ha informado que la celebración de las misas durante el mes de agosto se celebrarán bajo el coro del templo y la sacristía se ubicará en las dependencias de la hermandad Sacramental.