En la guía «Arcángeles de Sevilla», de Rosa Rodríguez Cárcela, se proponen 14 rutas para visitar estas imágenes celestes que se congregan en la capital hispalense, localizadas mayoritariamente en el casco histórico, que es el lugar geográfico donde están situados gran parte de los monumentos declarados Bien de Interés Cultural.

Los recorridos comienzan en el turístico barrio de Santa Cruz y finalizan en otra zona de Sevilla no menos popular, como es Triana-Cartuja.

Todas las rutas propuestas son interesantes e imprescindibles, debido a la espectacularidad y calidad de la mayoría de las imágenes que pueden contemplarse, tanto en pintura como escultura.

Enclaves de referencia para conocer las más importantes representaciones arcangélicas de la Sevilla barroca de los siglos XVII y XVIII son la Iglesia de Santa Cruz, la Catedral, la Iglesia del Sagrario, el Palacio Arzobispal, los conventos de Santa María de Jesús y Santa Inés, la Iglesia Colegial del Divino Salvador, el Ayuntamiento, la Iglesia de la Magdalena, la Casa Hermandad del Silencio, el Museo de Bellas Artes, el Hospital del Pozo Santo, el Real Monasterio de San Clemente, la Iglesia de San Luis de los Franceses, el Hospital de la Caridad, Los Venerables y las iglesias de San Vicente y Santa Ana, entre otros.

Por ejemplo, el primer recorrido se centra en la Iglesia Santa Cruz, que atesora la mejor escultura barroca de San Miguel de la Sevilla del siglo XVIII, de autor desconocido, en el centro del pilar que está junto al púlpito; pero también visita la aledaña Escuela de Cristo, el Convento de San José (Las Teresas), el Hospital de los Venerables, el Hogar San José de la Montaña y el Convento de la Encarnación.

Muy cercana queda la Catedral de Sevilla, monumento que más arcángeles tiene, tanto en pintura, escultura, relieves (sillería del coro) y vidrieras. Además, conserva una de las dos pinturas más antiguas de San Miguel en Sevilla, del siglo XV. Dentro de esta segunda ruta se puede abarcar la Iglesia del Sagrario (esculturas de Cayetano de Acosta), el Palacio Arzobispal (pinturas de Juan de Espinal representando a San Miguel y San Gabriel) y el Real Alcázar.

El tercero, por su parte, abarca la zona de la Puerta de la Carne, y hace especial hincapié en la iglesia de San Bernardo, donde figura el cuadro «El Juicio Final», del s.XVII, con una espectacular imagen de San Miguel. También son interesantes las composiciones de la Anunciación existentes en las iglesias de Santa María la Blanca y del convento Madre de Dios.

Así, hasta un total de 14 rutas diferentes, debidamente detalladas en este enlace.