La Archidiócesis de Sevilla está acometiendo trabajos de restauración del retablo barroco de la parroquia de San Lorenzo, que estrenará una nueva iluminación interna basada en tecnología led que permitirá un ahorro energético y menos emisiones de dióxido de carbono. Los trabajos de limpieza y consolidación se enmarcan en un acuerdo entre la Universidad de Sevilla y la Autoridad Eclesiástica.

Los alumnos en prácticas que están acometiendo la restauración del retablo de San Lorenzo, que data del siglo XVII y está atribuido a Martínez Montañés, Francisco Pacheco o Diego López Bueno, pertenecen a los últimos cursos del grado en Conservación y restauración y realizan estas prácticas en virtud de un convenio entre la Archidiócesis y la Universidad de Sevilla. Este proyecto se enmarca en el Plan Diocesano de Conservación Preventiva, por el que se llevan a cabo actuaciones en época estival con estudiantes.

Según explica la Archidiócesis en su página web, se está llevando a cabo una intervención de carácter reversible, tanto en lo material como en lo formal, con la limpieza a fondo del retablo, la consolidación de elementos inestables, la fijación de estratos policromados, eliminación de capas superficiales y aplicación de una capa protectora.

El retablo presentaba un estado de conservación deficiente debido fundamentalmente a la degradación natural de los materiales, la acumulación de polvo, humedades, deyecciones de insectos, etcétera. El soporte adolecía de desprendimientos de piezas y apertura de ensambles ocasionados por los cambios de temperatura y la humedad.

Según se destaca en el proyecto de la obra, «no es preciso, ni se busca alterar nada del original, sino devolverle el esplendor de una pieza de primer nivel como es la que nos ocupa. Pero si se hace necesario el actuar con delicadeza y relativa urgencia en una intervención compleja, ya que nos encontramos con una obra de una calidad técnica importantísima».

Ahorro en la iluminación interna

Aprovechando la actuación de restauración, la Archidiócesis de Sevilla también está sustituyendo las luminarias del templo por otras de bajo consumo tipo led. Según informa el Departamento de Obras y Rehabilitaciones de la Archidiócesis de Sevilla, «se consigue un evidente ahorro energético, menor gasto económico para las parroquias y, además, una menor emisión de dióxido de carbono». Esta actuación está valorada en unos 15.000 euros, que son sufragados íntegramente por la Archidiócesis. Se calcula que la reducción del gasto eléctrico en las parroquias oscilaría entre un 40 y un 50 por ciento con el nuevo sistema.

Fotografías: Archidiócesis de Sevilla