Las aburridas lecciones de historia son cosas del pasado. Acercar la Catedral de Sevilla a los más pequeños es mucho más fácil gracias un libro de aventuras escrito por dos sevillanas de San José de la Rinconada. Magia e intriga se entrelazan narrando las peripecias de cinco niños, que siembran la curiosidad en aquellos niños que se asoman a ‘La pandilla del Mago en la Catedral de Sevilla’.

La última propuesta literaria de la editorial Jirones de Azul detalla las aventuras de Ana, Ángel, Elena, Juan y Miguel, acompañados de su perro guía Mago. Esta curiosa pandilla se va de excursión con sus compañeros de clase a conocer uno de los monumentos más importantes de Sevilla. Se trata de la Catedral gótica más grande del mundo, que encierra en torno a ella muchas leyendas, algunas sin resolver. Estos no pueden imaginar lo que les aguarda, la vistita no la van a olvidar en su vida.

Ese es el argumento salido de las mentes de las hermanas María Luisa y María de los Ángeles Cárdenas Rica, quienes se estrenan con esta historia dirigida a los más pequeños. El libro fue surgiendo en torno a la mesa del comedor y rodeadas de niños. «Teníamos muy claro que queríamos hacer algo de aventuras», confiesa María de los Ángeles, fotógrafa de profesión. «La idea de situar la historia en la Catedral surgió de uno de mis hijos, Ángel, quien en mitad de las conversaciones lo propuso», explica. «Nos pareció maravilloso», asegura María Luisa, periodista y profesora universitaria. «Una vez que te adentras en él te das cuenta de las posibilidades de este lugar», detalla.

En ‘La pandilla del Mago en la Catedral de Sevilla’; «el lagarto cobra vida, las gárgolas vuelan y las lozas de la sala Capitular se mueven», adelantan las hermanas Cárdenas. «Es una forma de hacer turismo con el libro», señala María Luisa. «Nuestro principal objetivo es el libro lo lean muchos niños; después, que tras leerlo, los niños pidan a sus padres ir a conocer la Catedral», afirma María de los Ángeles. «Y, de momento, ya hemos conseguido el segundo objetivo», asegura.

Durante el proceso de escritura, más de diez visitas a la Catedral. «Este espacio se presta mucho a un libro de aventuras y en él hemos resaltado aquellos espacios que más nos llamaban la atención», detalla María de los Ángeles. «Pensamos en el Museo de Bellas Artes, pero acertamos eligiendo la Catedral», mantiene la fotógrafa.

Todo queda en casa

Los personajes toman en nombre de sus propios hijos. «Ana es una niña muy miedosa; Elena muy aventurera; Juan va en una silla de ruedas; Ángel, el hermano de Juan, es muy deportista; y Miguel es un niño con ceguera que siempre va a acompañado de su perro Mago», explica María Luisa. «Una de las principales dificultades de la escritura ha sido saltar los obstáculos de aquellos niños con limitaciones», confiesa la periodista. Al final, «los niños se integran en la historia sin obstáculos, las discapacidades se olvidan en las diez primeras páginas». He aquí una de las moralejas: «No hay obstáculos para nadie».

Tampoco ha supuesto un obstáculo el hecho de ser hermanas y coautoras del libro. «Si algún día vuestra hermana os llega con la idea de escribir un libro, aceptad sin pensarlo», resalta María Luisa. «Es divertidísimo», completa la periodismo. «Sabía que María Luisa quería escribir un libro con su hija, pero yo me adelanté», confiesa María de los Ángeles. Ambas lo tienen claro: volverían a repetir. De hecho, los protagonistas de ’La pandilla del Mago en la Catedral de Sevilla’ ya tienen una segunda parte con más aventuras.

Estas navidades, aprovechando el regalo de Reyes, puede ser un buen momento de acercar a los más pequeños al patrimonio sevillano. La Catedral de Sevilla es más accesible para los niños gracias a estas aventuras literarias.