Mario Casas, María Valverde, la música de Roque Baños y la mejor animación hecha en Sevilla. «A lonely sun story», el cortometraje dirigido por el sevillano Enrique Fernández Guzman y Juanma Suárez, ya va camino de los Premios Goya. La historia de Linda y Óscar ha seducido a los académicos del cine español, que la postulan como candidata al mejor cortometraje de animación.

No solo de «La isla mínima» o «El niño» vive el cine andaluz. Los responsables de estas dos películas, que suman 17 y 16 nominaciones respectivamente, compartirán patio de butacas con los creadores de «A lonely sun story», el último cortometraje de la productora sevillana Forma Animada, en la próxima gala de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, los Goya.

Enrique Fernández Guzmán, codirector y productor.

Enrique Fernández Guzmán, codirector y productor.

«Después de tanto esfuerzo, necesitábamos la recompensa de, al menos, estar nominados», explica el codirector de la cinta y CEO de Forma Animada, Enrique Fernández Guzmán. Este académico -que suma un par de nominaciones a los Goya y un premio Asecan-, no oculta que este año los nervios se apoderaron de él mientras leían la lista de nominados. «Ha sido un proyecto muy duro, que abarca muchas disciplinas artísticas y técnicas; muy peculiar», desvela.

«A lonely sun story» es la historia de Linda -María Valverde-, una chica atormentada por los problemas de alcoholismo de su padre, y de Oscar -Mario Casas-, un joven obsesionado por la ciencia ficción enamorado de Linda en secreto. Un misterioso fenómeno desencadena una serie de sucesos que harán que los protagonistas se encuentren y vivan una experiencia que les harán cambiar para siempre.

«Es una historia romántica con aires de ciencia ficción», desvela el director y también productor de la cinta. La trama «reflexiona sobre temas muy humano como es la soledad», añade. «Y tiene un corte muy adolescente y femenino», detalla Fernández Guzmán.

Para narrar la historia de Linda y Óscar ha hecho falta un equipo de más medio centenar de personas entre animadores, sonidistas, creativos, iluminadores… que han trabajado a lo largo de 2014 integrando a los personajes, las versiones de María Valverde y Mario Casas, generados a través de animación en tres dimensiones en escenarios reales rodados en calidad 5K. «Desde hace más de veinte años, la singularidad de Forma Animada ha sido el saber combinar el arte con la tecnología y «A lonely sun story» es un ejemplo claro de esta singularidad, afirma Fernández Guzmán.

Técnica de última generación, la música del multinominado y premiado compositor Roque Baños y las actuaciones de dos pesos pesados de la industria cinematográfica patria hacen de «A lonely sun story» una candidata firma a alzarse con la estatuilla. Algo que no se hubiese podido conseguir sin «la implicación» de María Valverde y Mario Casas.

«Conseguir ilusionar a dos grandes de primer nivel da un subidón», confiesa el director. «Y tanto Valverde como Casas han estado muy involucrados desde que conocieron el guión», desvela Fernández Guzmán. Los actores no solo ponen las voces a Linda y Óscar, también han participado para inspirar el acting hasta el punto que la película consigue «captar sus almas», señala el productor.

Mario Casas y María Valverde junto con los directores, Enrique Fernández Guzmán y Juanma Suárez.

María Valverde (izquierda) junto con los directores, Enrique Fernández Guzmán y Juanma Suárez, y Mario Casas (derecha).

Cómodos en el cortometraje

Los Premios Goya son bien conocidos en la productora Forma Animada, que participó en la gala del año 2011 haciendo las animaciones protagonizadas por Andreu Buenafuente y gracias al cortometraje «Alfred y Anna», nominado en la 27 edición de estos galardones. «El corto nos permite tener continuidad en el mercado, nos da vida», explica Fernández Guzmán. «Vamos a hacer un largo, por supuesto, pero el corto nos engrasa las piezas, nos motiva especialmente porque es un objetivo cercano, no como un largo, que requiere de dos a tres años de producción», asegura el productor.

Forma Animada suma una veintena de años mezclando arte y tecnología desde su estudio situado en la céntrica calle Trastámara de Sevilla. A «A lonely sun story» o «Alfred y Anna» son solo dos ejemplo de las producciones de esta factoría de ficción que ha dado personajes como Evita Percances, que se ha exportado a otros países como Abby Careful y que en Holanda ha conseguido una audiencia del 26 por ciento con una serie de animación o que está haciendo las delicias de los más pequeños con la tv movie que junto a la Fundación Cajasol han conseguido estrenar en Sevilla esta pasada Navidad.

Face text de Óscar, la animación que versiona a Mario Casas.

Face text de Óscar, la animación que versiona a Mario Casas.

Esto hace de Forma Animada ser «el estudio más estable de Andalucía», según explica Fernández Guzmán. «No puedo decir que somos los mejores, o el único, pero sí los más estables», añade. «Nunca creímos en la cultura del pelotazo, hemos perseguido la continuidad», apostilla el productor, que defiende que «el cine andaluz está en auge». «Hay profesionales de diversas disciplinas a los que hay que darles valor, el problema es que hasta ahora no nos hemos sabido vender bien», concluye.

El mayor refrendo a esta afirmación podría venir el próximo 7 de febrero, fecha en la que se celebrará la gala de los Goya. Unos premios a los que aspiran decenas de profesionales andaluces en su 29 edición. Largometrajes o cortometrajes, género documental o ficción, también animación. En todas las disciplinas se habla con acento andaluz.