Piezas expositivas tradicionales se enredan con murales y objetos en los que salen a la luz las claves no solo del trabajo de Osier sino de los lugares en los que pinta, la importancia del «spot», sitios inhabitados, viviendas y oficinas en las que no se respira el abandono sino más bien la congelación del tiempo. Las señas de la «bonanza económica» que se observan en el mármol, el parquet y las bañeras de bloques de pisos que se mantienen en el olvido, las oficinas que se quedan en silencio a la hora del desayuno, las localizaciones en las que el artista se cuela con descaro y que el visitante podrá experimentar en primera línea. Así es, en resumen, «Vapor/Palmera» la obra que Osier Luther presenta en LAB Sevilla de la mano de Crótalo y Triángulo.

¿Cómo es dar el salto de la calle a una sala expositiva?

Son dos mundos totalmente distintos, dos públicos distintos y prácticamente el mismo mensaje con distinta técnica y superficie. Es poco común encontrar escritores de graffiti en las galerías y aún más a un crítico de arte en un derribo a las afueras.

¿Qué es Vapor/Palmera? ¿Por qué ese nombre?

Lo del nombre en sí es porque gran parte de mi obra está basada en el «Vapor wave» y el «Sea punk» y por otra parte están estas plantitas de las que estoy enamorado y siempre andan presentes en mis cuadros y en mi vida. En cuanto a que es «Vapor/Palmera» es el resultado de la mezcla de los artistas clásicos amantes del abstraccionismo geométrico, el graffiti ignorante que juega al conocimiento a través de una técnica novata y la inspiración rítmica de la música «Vapor Wave» (una crítica al consumismo representado por la deidad del logo y los objetos de marca).

Vapor Palmera

¿Sigue algún hilo conductor?

Es un poco la evolución lógica de mi obra anterior que empezó siendo algo mas cercano a la ilustración y que va madurando y cogiendo fondo.

Su pintura es muy iconográfica. ¿Cuáles son sus referentes?

Mis referentes son muchos por que hay montones de elementos que influyen en mi obra pero destacaría a los artistas clásicos del abstraccionismo geométrico como Joaquín Torres García (precursor del arte abstracto Hispanoamericano) o Rufino Tamayo y por supuestísimo los grandes clásicos como Henri Matisse.

La técnica y los colores recuerdan a un estilo que sigue siendo muy callejero.

Está claro que eso es así, de hecho todos los materiales que he utilizado en la exposición son de Montana Colors al igual que la pintura que uso en la calle y prácticamente he usado la misma paleta.

¿Sigues pintando en la calle? ¿Qué te aporta?

Sigo pintando casi a diario y después de media vida practicándolo es un pilar fundamental para mí que abarca todo desde mis amistades y mi día a día, a mis viajes para conocer más, y pintar con gente de otros países, aprender y superarme y también en aspectos más personales a servido de terapia para superar problemas graves, equilibrarme y darme paz.

¿Cuál es su sello? Aquello que hace reconocible su obra con solo un vistazo.

Me preocupo de ser original y de aportar algo. El graffiti trata un poco de esa eterna búsqueda de tu estilo propio que te diferencie del resto y creo que a la hora de pintar un cuadro tengo esa misma necesidad. Y aparte lo obvio combinaciones de cuatro o cinco colores como máximo y la sensación de una falsa profundidad realmente plana.

¿El arte contemporáneo es una opción para ganarse la vida?

Es la mejor opción que se me ocurre, conozco montones de artistas con talento que trabajan de dependientes en una tienda o haciendo algo que no les llena, imagina que pudieran dedicarse únicamente a estar en el estudio y soñar. Es posible dedicarse a esto de pleno y vivir bien, pero no es solo el talento o tener Bellas Artes o algo así. Es más conocimiento y ganas, es aportar algo y que alguien se crea tu movida y apueste por ti y te de oportunidades y también saber aprovecharlas.

¿Existe un interés creciente por el arte contemporáneo en Sevilla?

Existir existe en la gente porque apuestan por ello y montan galerías y exposiciones, pero creo que el porcentaje de gente de aquí de Sevilla interesada es muy pequeño aún.

Vapor Palmera

¿Cómo llegas hasta LAB?

A través de Crotalo y Triángulo que contaron conmigo para una colectiva con más de 50 artistas en este mismo espacio.

Crótalo y Triángulo son parte imprescindible del florecimiento de la Sevilla más cosmopolita. ¿cómo has llevado el trabajo con ellos?

Solo les ha faltado pintar los cuadros por mí. (Risas). Hablando en serio, se han volcado conmigo desde el minuto uno, han creído en mí. Trabajo más que yo a veces y me quedo con la sensación de que lo han dado todo para que la expo funcionará.

¿Qué parte de responsabilidad tienen ellos, junto con LAB, en el éxito de «Vapor/Palmera»?

Ellos se han encargado de darle la toda la repercusión posible. Hablando con blogs, revistas, periódicos, publicando cada día en redes sociales y consiguiendo esponsors y clientes potenciales a los que pueda interesar mi trabajo y en definitiva han sido muy profesionales y el éxito de la expo a sido el fruto de todo ese curro bien hecho.

¿Estás pensando ya en tu próxima exposición o en tu próxima obra en la calle?

Sí que estoy pensando ya en la próxima y tengo en mente el sitio. Que no lo digo porque se gafa, pero posiblemente sea en Barcelona.