La antigua sala de cine X de la calle Trajano, en pleno centro de Sevilla y ubicada en un edificio levantado en la década de 1920 según el diseño del famoso arquitecto Aníbal González, ha sido despojada de su llamativo y conocido cartel, según informa Unión Cine Ciudad (UCC). Se trataba, de cualquier modo, de un elemento emblemático en el paisaje urbano de esta vía de la capital andaluza.

El pasado mes de mayo de 2012, el pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó inicialmente una modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), para devolver a los cines Apolo, la antigua Sala X de la calle Trajano, el antiguo cine Llorens, las salas Imperial y Pathé y el teatro Álvarez Quintero, la calificación de centro Histórico con carácter genérico que les atribuía el planeamiento urbano de 1987. Y es que el Tribunal Supremo, a través de tres sentencias, había anulado la calificación de suelo de interés público y social (SIPS) que regía en el PGOU de 2006 para las fincas de los cines Alameda, Avenida y Cervantes, todo ello como consecuencia de las acciones judiciales emprendidas por los dueños de tales fincas.

En el marco de esta maniobra, en abril de 2013, la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, organismo dependiente de la Consejería de Cultura, señalaba que en esta modificación puntual del planeamiento urbano de Sevilla “se deberá completar las determinaciones con lo expuesto en el informe del servicio de Planeamiento de la Gerencia de Urbanismo, de 14 de enero de 2013, respecto a la ordenación pormenorizada que establecen los planes especiales de protección para cada uno de los inmuebles con algún nivel de protección”, según la documentación recogida por Europa Press.

 

Hay matices
Al respecto, cabe señalar que el documento de aprobación provisional del plan especial de protección elaborado por la Gerencia de Urbanismo para el subsector 8.2 ‘San Andrés-San Martín’ del Conjunto Histórico Artístico de la capital andaluza supuso la resolución de las alegaciones promovidas en torno al edificio correspondiente al número 22 de la calle Trajano y número 29 de la calle Amor de Dios, que alberga la antigua sala de cine X. El edificio en cuestión fue levantado en la década de 1920 según el diseño del famoso arquitecto Aníbal González y estas alegaciones reclamaban que la ficha del inmueble recogiese su mal estado de conservación y que la primera crujía dejase de ser “un elemento a proteger”.

Merced a los informes del Servicio de Conservación de la Edificación, las alegaciones fueron resueltas considerando “el estado general de conservación del edificio como malo a excepción de las fachadas a ambas calles”, sobre todo porque “no se han realizado obras de conservación ni rehabilitación”. En cuanto a la primera crujía, quedaba zanjado que “es conveniente mantener las dimensiones iniciales de la crujía del edificio, así como las líneas de carga y pilares que definen las mismas”. “Se matiza la protección sobre la primera crujía, protegiéndose su situación”, concluía el documento de aprobación provisional del plan especial ‘San Andrés-San Martín’.