Las calles de San Lorenzo y San Vicente protagonizan una ruta que conmemora el centenario del traslado de los restos de los hermanos Bécquer a Sevilla. La Asociación Con Los Bécquer en Sevilla organiza distintas actividades este miércoles 10 de abril en torno a estas figuras de la cultura sevillana.

Partiendo de la plaza de San Lorenzo, los participantes recorrerán los lugares de los barrios de San Lorenzo y San Vicente vinculados a los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer. Desde este punto de partida se completará la ruta en el convento de Santa Inés y desde allí  se seguirá hasta el Panteón de Sevillanos Ilustres, donde se visitarán los restos. El itinerario, que se inicia a las cinco y media de la tarde, tiene una duración de dos horas y los interesados pueden inscribirse de forma gratuita en la dirección de correo electrónico conlosbecquerensevilla@gmail.com.

Durante la Ruta se explicará la vinculación de cada punto con los Bécquer, se leerán textos, se recitará a Bécquer y sonará la música en algunos espacios. Esta iniciativa cuenta con la participación de la Asociación Con los Bécquer en Sevilla, Guillermo Sánchez, Trío Bottesini, la librería El Gusanito Lector, Personas-Libro, la editorial En Huida y el CICUS de la Universidad de Sevilla.

Durante los días 10 y 11 de abril se realizará una apertura especial del Panteón de Sevillanos Ilustres con lectura de las obras de Gustavo Adolfo Bécquer en horario de 10.00 a 14.00 y de 16.30 a 20.30 horas.

Esta iniciativa se ha completado con una ruta de la tapa en torno a estos dos artistas sevillanos que se celebró en colaboración con los bares del barrio de San Lorenzo.

Hace 100 años…

BécquerEn 1884 la Sociedad Económica de Amigos del País, con José Gestoso a la cabeza, solicita a las autoridades pertinentes el traslado de los restos de Gustavo Adólfo Bécquer a Sevilla. En 1912 la Real Academia decide que también vuelva Valeriano, el hermano pintor del poeta.

El 9 de abril de 1913 se exhumaron en la Sacramental de San Lorenzo de Madrid los restos de los hermanos Bécquer y fueron conducidos en una carroza de tiro de cuatro caballos a la Estación de Atocha. El 10 de abril llegaron a Sevilla, a las 7’40 de la mañana, a la estación de Córdoba donde fueron recibidos por el alcalde, Antonio Halcón. Se instalaron en una improvisada capilla ardiente y tras una ceremonia religiosa ésta quedó abierta al público. La lluvia impidió el traslado al Panteón de la Universidad y los restos fueron llevados a la capilla de las Siete Palabras en la iglesia de San Vicente.

El 11 de abril a las 2 de la tarde se celebró una velada literaria en el Museo, organizada por la Academia de Buenas Letras. Una vez finalizada los restos de los Bécquer se depositaron en una carroza de estilo romano y renacimiento con pebeteros en los ángulos en los que se quemaba incienso, que fue construida por los alumnos de la Academia de Bellas Artes. Después se inició la comitiva desde la iglesia de San Vicente hasta la Universidad Literaria donde los féretros fueron recibidos por el rector, Francisco Pagés. Según cuentan los periódicos de la época las calles estaban rebosantes de gente. Entre los que contemplaban el discurrir de la comitiva se encontraba un niño de 10 años: Luis Cernuda.

José Gestoso vio cumplido su deseo tras una espera de casi 30 años pero tuvo su merecida recompensa ya que reposa a pocos metros de su amado poeta.