Sevilla va completando su oferta cultural para el próximo otoño con obras sorprendentes como «Medida por medida», un controvertido texto de Shakespeare montado para la ocasión a la particular manera de la compañía de teatro Junglaría.

El espectáculo se representará en el Palacio de los Marqueses de la Algaba, que será escenario a todos los niveles, pues «los actores saldrán de las tablas para ocupar también las galerías, los espacios a pie de público…», explicó el director, Antonio Raposo, que eligió el lugar por su «versatilidad».

Heroína Marcos interpreta a la novicia Isabella / Fran Piñero

Heroína Marcos interpreta a Isabella / F. Piñero

Concretamente, el palacio gótico mudéjar se convertirá en mancebía. En la antigua mancebía de Sevilla. Si bien la obra original se desarrolla en Viena, en este caso los avatares tienen lugar en el gran lupanar que existía en Sevilla entre San Pablo y el Arenal.

Otro de los cambios se apreciará en el vestuario, que sin renunciar a la esencia histórica, presentará a los personajes a la usanza española del siglo XVI y XVII.

El propio texto, revolucionario en su día, pues está considerado como la «obra maldita de Shakespeare», guarda ciertas similitudes con la actual «Juego de Tronos», por su entramado de conjuras y tintes políticos, en palabras de Raposo.

Se trata del primer gran proyecto de Junglaría, una compañía integrada por 13 miembros, entre los que sobresalen los actores protagonistas Nestor Barea y Heroína Marcos, a los que el delegado de Participación del Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, ha definido como«clara muestra del talento joven y emergente de Sevilla, que seguro ocuparán el primer plano de la escena cultural hispalense».

La obra, que se estrena hoy, 11 de septiembre, permanecerá en cartel hasta el 12 de octubre, con sesiones de jueves a domingo a las 20 horas, y a un precio que oscila entre los 12 euros de la entrada general, 10 euros en «reducida» y 8 euros para grupos. Todos los jueves, un interprete de lenguaje de signos facilitará la comprensión del colectivo, no sólo traduciendo los diálogos sino añadiendo emociones y actitudes, como un actor más.