Sevilla puede presumir de coro. Unas 15.000 voces al unísono han entonado el villancico «Oh, blanca Navidad» en una repleta plaza de San Francisco. La iniciativa, ideada por el Ayuntamiento de Sevilla para promocionar la ciudad, ha tenido al cantante sevillano Hugo Salazar como maestro de ceremonias.

Los titubeos con los que algunos recibieron la iniciativa han quedado en nada. Sencillamente, no cabía un alfiler. El último invento ideado por Juan Ignacio Zoido se puede catalogar de éxito a tenor de la notable respuesta del público sevillano, que ha copado la plaza de San Francisco en la tarde de este domingo.

A las 7 de la tarde, puntual a la cita, el sevillano Hugo Salazar ha tomado el mando de 15.000 voces, según los cálculos previos realizados por la delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. Con la tarde echada y apenas sin luz en la plaza, la fachada barroca del Ayuntamiento ha servido como pantalla donde se proyectaba la letra de este famoso villancico a modo de karaoke.

«Así se canta, Sevilla», arengaba el cantante a los presentes. «Estamos ante un momento histórico», aseguraba Hugo ante los centelleantes flashes  que se disparaban desde diversos puntos de la explanada. «Qué el mundo entero se entere de lo bien que canta en Sevilla los villancicos», afirmaba.

Los aledaños a la plaza de San Francisco, llenos. Tanto el tramo final de la calle Sierpes, la calle Granada, la calle Chicarreros, Hernando Colón o la Avenida de la Constitución. El público se acoplaba al nutrido numero de visitantes que desde hora temprana aguardaban el comienzo de esta actividad. Los más privilegiados, los que disfrutaban de la actuación parapetados en los balcones y terrazas de la plaza. Como por ejemplo, las de la Coctelería,  LAB4, desde donde se han tomado las imágenes que acompañan a estas palabras. Un lugar extraordinario desde el que poder también ver el mapping en una actitud más relajada y disfrutando de una copa.

Sevilla, tan acostumbrada a la bulla de la Semana Santa, se enfrentaba a una bien distinta. Carritos de bebé, globos, nieve, aunque artificial, y un ambiente familiar. Los más pequeños evitaban el handicap de la altura subidos encima de contenedores o escudriñados en los huecos y ventanales de la fachada del Banco de España. Cualquier lugar era bueno.

Un hito en castellano

Unas búsquedas por la Red y por el libro Guinness de los Récord solo muestra un hito superior al que ha conseguido en Sevilla, pero no con los mismos condicionantes. La cifra a batir está en Seúl. La fundación Hong Myung-Bo logró que 15.111 personas reunidas por un partido de futbol de caridad en Seúl, Corea del Sur, entonaran canciones navideñas al mismo tiempo. La interpretación de los villancicos duró 15 minutos y fue obtenido el 25 de diciembre del 2010. En el caso de la propuesta sevillana, ha sido en plena calle y en castellano.