El Consejo del IMD convocado para mañana jueves incluye en su orden del día la aprobación de la carta de servicios del C.D. Fundición tras su privatización, un documento en el que se incluye que todos los nuevos usuarios que lleguen a las instalaciones entre el mes de marzo y junio pagarán un 21% en concepto de IVA (al tratarse de un centro privado y no público) y que a partir del mes de junio se aplicarán las tarifas incluidas en la oferta de la empresa Puerto Palma que contemplan subidas de entre un 30 y un 150%, en el caso de los cursos de natación, principal fuente de ingresos planteada por la empresa en su oferta. «Zoido confirma día tras día todo lo que denunciamos desde el Grupo Socialista. Advertimos de que llegaba una oleada de privatizaciones, se negó, pero ya se está aplicando. Dijimos que las tres grandes inversiones públicas se regalarían a empresas privadas y así ha sido con el último caso de San Jerónimo. Y avisamos de que habría graves consecuencias para los usuarios y especialmente para aquellos que disfrutaban de bonificaciones de carácter social y eso es lo que quiere aprobar el PP en el Consejo del IMD», explicó el portavoz socialista, Juan Espadas.

Según el documento anexo a la carta de servicios que pretende aprobar el PP el jueves en el Consejo del IMD, los abonados actuales mantendrán sus tarifas hasta el mes de junio, mientras que los que quieran acceder a partir de ahora a las instalaciones tendrán que pagar un 21% más en concepto de IVA debido a que ahora la gestión están en manos privadas y por tanto los ingresos no van a una administración pública. A partir del mes de junio, se aplicarán las nuevas tarifas que suponen subidas que alcanzan en algunos casos el 150%.

Así, dado que el documento plantea que se van a mantener las tarifas incluidas en la oferta presentada en la adjudicación, la tarifa de abono mensual pasará de 30 a 39 euros, un incremento del 30%. En el caso del bono para los mayores de 65 años pasará de 15 a 31,20 euros, un incremento del 108%. Para los discapacitados la subida será del 82% al pasar de 15 euros a 27,30 euros, un 82%. Y para los jóvenes los precios pasarán de los 24 euros actuales a 34, un 41% más. Pese a esto, el mayor «retroceso social» se producirá en el caso de los desempleados que ahora tienen derecho a acceder a programas de forma gratuita y que pasarán a no tener ningún descuento.

Los mayores incrementos, sin embargo, se producen en el caso de los cursos de natación, de donde la empresa adjudicataria pretende obtener los mayores beneficios. Así, los cursos de natación de dos cursos por semana para los bebés pasarán de costar 20,25 euros a 45, un 122% más; los cursos infantiles pasarán de costar 13,5 euros a 35, un 159% más y las sesiones para adultos pasarán de los 20 euros actuales a 42 euros, un 110% más.

«Zoido ha regalado a empresas privadas las instalaciones construidas con fondos públicos para que obtengan beneficios a costa de unos usuarios que pese a la actual situación económica pasarán a pagar mucho más y a ver cómo se limitan las prestaciones sociales. Que deje de engañar y de ocultar la verdad, esto no tiene nada que ver con lo que se hizo en anteriores mandatos cuando se adjudicaron suelos o espacios abandonados a empresas para que invirtieran y a cambio gestionaran las instalaciones. Ahora se están regalando, prácticamente a coste cero, instalaciones construidas con fondos públicos para que empresas privadas obtengan beneficios y abandonando así un carácter social del deporte», concluyó el portavoz socialista.