La asociación de consumidores y usuarios Facua ha rechazado este jueves la «privatización» del centro deportivo Fundición y ha asociado esta medida a un posible «encarecimiento» de sus precios y una reducción «paulatina» de sus servicios.

El consejo de gobierno del Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Sevilla aprobó en la última sesión de su consejo de gobierno el pliego de condiciones que regirá la salida a concurso público de la gestión del centro deportivo Fundición, enclavado en la calle Crédito, en el entorno de la Alameda de Hércules. Hasta ahora, el centro deportivo ha estado gestionado directamente por el mencionado organismo autónomo del Ayuntamiento hispalense.

La concejal de Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Sevilla, María del Mar Sánchez Estrella, defiende que el complejo fue estrenado en 2007 sin que hubiesen acabado las obras de «la piscina infantil, una pista polideportiva, varias salas de uso deportivo y la cafetería», asegurar que rematar estas obras implica una inversión de un millón de euros del que carecen las arcas municipales y defiende que «la mejor solución es la colaboración público-privada». Las fuerzas de oposición, de otro lado, avisan de que el IMD «regala» literalmente la explotación del recinto a cambio de una inversión de sólo 224.620 euros y señalan de que se trata, precisamente, de una de las instalaciones más rentables del IMD.

Facua, de su lado, manifiesta en un comunicado que el Gobierno local que preside Juan Ignacio Zoido, con esta maniobra, «está reconociendo públicamente su incapacidad para gestionar los servicios municipales, tal como le encomendaron los ciudadanos en las urnas». «Desde el momento en el que se apruebe la concesión, el Ayuntamiento dejará de destinar dinero a este servicio municipal para pasar a cobrar un canon por la explotación de las instalaciones públicas», avisa Facua poniendo de relieve que la empresa adjudicataria «a la búsqueda del beneficio económico, enfocará sus actividades y precios conforme a criterios de rentabilidad y dejará de lado la promoción del deporte base».

Por eso, Facua teme «un encarecimiento progresivo de la práctica del deporte», así como «la desaparición de servicios de forma paulatina» como consecuencia de esta «privatización» y avisa de que los centros deportivos de Los Mares y San Jerónimo podrían seguir el mismo camino.