El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, José Manuel García, ha exigido este jueves al Gobierno de Zoido que abra una «investigación de urgencia» para aclarar las causas que han motivado el cierre provisional de la piscina del Centro Deportivo Fundición, en la calle Crédito, y para, llegado el caso, «adoptar las medidas oportunas y depurar las responsabilidades correspondientes».

«El alcalde debe dar la cara ante un hecho tan grave y no escurrir el bulto, como ha ocurrido hoy cuando los periodistas le han preguntado por el asunto», ha señalado García, quien ha mostrado su preocupación por este «nuevo problema» relacionado con el IMD, que no ha dudado en vincular a la privatización llevada a cabo por el PP en dicha instalación deportiva hace ahora nueve meses.

«Nos parece muy lamentable todo lo que está sucediendo en esta piscina desde que Zoido decidió entregar su gestión a manos privadas», ha enfatizado el portavoz de IU. Y es que «ahora empiezan a conocerse los negativos efectos de las privatizaciones promovidas por el Gobierno local del PP en las instalaciones municipales deportivas». Así, García ha precisado que, en el caso concreto de Fundición, lo primero que hizo la empresa adjudicataria fue subir de forma sustancial las tarifas, a lo que ha seguido un «inaceptable deterioro de la calidad del servicio», tal y como aseguran los propios usuarios.

García considera «inconcebible» la «tardanza» con que la concesionaria ha reaccionado ante este incidente, que ha obligado a cerrar la piscina, ya que las quejas de los usuarios por la turbidez, suciedad y mal olor del agua no son nuevas, sino que vienen repitiéndose desde hace varios meses. Pero «mucho más grave resulta aún» la indiferencia de los responsables políticos del IMD, que  hasta el momento se han mantenido «al margen de la situación, como si la cosa no fuera con ellos».

«Una vez más, denunciamos la desidia y negligencia del Gobierno de Zoido que, a raíz de la privatización de la piscina Fundición, mira para otro lado y permite a la empresa concesionaria hacer lo que le da la gana». Y esto, según García, se traduce en una merma para las infraestructuras y también para la calidad y las condiciones higiénico-sanitarias del agua, algo que «están sufriendo los usuarios en carne propia».

La segunda en poco más de un mes

«Esto es lo que pasa cuando se deja la gestión y el mantenimiento de las instalaciones deportivas al albur del negocio privado», ha indicado García, quien advierte además que «llueve sobre mojado». No en vano, la piscina Fundición es la segunda que se cierra en poco más de un mes en Sevilla por motivos de seguridad o de índole higiénico-sanitario.

De este modo, ha recordado que a finales de agosto el Gobierno local ya tuvo que clausurar también la actividad  en el centro deportivo Virgen de los Reyes ante el reiterado incumplimiento de la normativa en materia de prevención de legionelosis, sin que hasta la fecha se hayan subsanado tales deficiencias. Por eso, desde IU reclaman a Zoido que aproveche la inminente expiración de la concesión administrativa de la que gozaba la sociedad Atlántico Sur, relativa a la explotación de esta piscina, para renunciar a un nuevo concurso y recuperar la gestión directa de esta instalación desde lo público.

«No hablamos de hechos aislados», ha subrayado García, quien sostiene que la falta de inversiones en mantenimiento y la ausencia de una política de supervisión adecuada por parte del PP en los centros que ahora gestionan empresas privadas están provocando el deterioro progresivo de las instalaciones deportivas de la ciudad para desgracia de los miles de sevillanos que hasta ahora hacían uso de ellas.

Por último, García ha anunciado que su grupo político pedirá explicaciones al Gobierno local sobre el cierre de la piscina Fundición en el próximo Consejo de Gobierno del IMD, donde reivindicará la apertura de una investigación que arroje luz al respecto y aclare las irregularidades en las que hayan podido incurrir tantos la concesionaria como los responsables del instituto municipal.